Especiado con marihuana

Lo curioso que puede ser la justicia en algunos países.

En este caso, Indonesia, un país en el que está prohibido la tenencia y consumo de cannabis.

El vicepresidente de Indonesia bendice el uso del cáñamo como condimento culinario a pesar de que que esta droga es ilegal

Al vicepresidente de Indonesia, Jusuf Kalla, contrario a la legalización de la marihuana en un país altamente restrictivo con los asuntos narcóticos, no le importa que esta droga sea utilizada con fines culinarios. «Está bien usarla como condimento en la comida», dijo al diario Yakarta Post, «pero no debería ser totalmente legalizada».

Kalla hizo estas declaraciones como comentario a un reciente estudio publicado por dos agencias indonesias sobre el abuso de las drogas, que recomienda al gobierno la revisión de su política prohibitiva del uso de la marihuana con intenciones recreativas.

En muchos platos en la provincia indonesia de Aceh, una de las más afectadas por el Tsunami, donde las crecen sobre todo las plantas de cáñamo, la carne de oveja y la de vaca al curry son aderezadas con semillas de marihuana para darles un toque especial.

Un experto en drogas de la Agencia Nacional sobre Narcóticos sugirió que Indonesia debería seguir el ejemplo de países como Holanda, donde la marihuana es legal, porque no es perjudicial como cree la gente.

Ratna Dwikora, propietaria de un restaurante en Yakarta de comida típica de Aceh, dijo que «la marihuana esté disponible en cualquier cocina de Aceh como cualquier otra especia». «La marihuana está ampliamente aceptada en la cocina de allí», añadió.

Indonesia impone duros castigos, incluso la muerte, por infracciones relacionadas con las drogas, ya que el país afronta un crecimiento de la amenaza de la droga.

Cinco chinos, un holandés y un francés que recurrieron contra la longitud de sus condenas por cargos narcóticos fueron sentenciados a muerte el mes pasado. Seis jóvenes australianos fueron condenados a muerte el año pasado, por tráfico de heroína en Bali, lo que desató la ira de Australia.

El País

Esta siguiente noticia procede del otro lado del charco

Indonesia acepta marihuana como condimento

Yakarta, AP

La posesión de marihuana debe seguir siendo delito en Indonesia, pero los cocineros que usen la hierba como condimento alimenticio no deben ser arrestados, dijo el vicepresidente a la prensa.

Los cocineros en algunas partes de Indonesia _una nación que ejecuta a los narcotraficantes_ dicen que usan cantidades diminutas de hojas o semillas de marihuana como especias en ciertos platos.

El vicepresidente Yusuf Kalla dijo a los reporteros que «de ningún modo» el país legalizará o descriminalizará la marihuana tal como lo han hecho algunos países de Europa occidental.
«Está bien usarla como condimento alimenticio, pero no debería ser legalizada completamente», dijo Kalla, según The Jakarta Post.

Kalla no aludió al problema que dicha situación podría plantear a la policía encargada de arrestar a los consumidores de marihuana. Las autoridades nunca habían reprimido el uso de la marihuana en las casas.

El vicepresidente y el jefe de policía reiteraron su apoyo a la pena de muerte a los narcotraficantes y destacaron que las vecinas Malasia y Singapur también ejecutan a los transgresores.
El Comercio.com Ecuador.

¿Prohibir es mejor que legalizar?

Si mañana se prohibiera el aceite de oliva, por ejemplo, en menos de un mes habría mercado negro del producto y junto con este mercado surgirían mafias que controlarían su producción y su comercialización. Millones de personas en el mundo prepararían sus ensaladas clandestinamente y no faltaría el audaz restaurantero que organizaría, para socios especiales y a altos costos, comidas secretas preparadas con aceite de oliva. En muy poco tiempo surgiría, también en el mercado negro, el aceite de oliva adulterado, y miles de personas morirían por consumirlo. No pocos ingenieros químicos ganarían mucho dinero produciendo aceite de oliva alternativo con el sabor y el olor adecuados, como ocurrió con la margarina en vez de la mantequilla, o con los cafés solubles en lugar del natural. Sobra decir que los productores clandestinos y los contrabandistas corromperían a altos funcionarios de gobierno, y que éstos tendrían en sus alacenas cajas con botellas del precioso líquido oleaginoso y millones de dólares en sus cuentas secretas en Suiza.

¿Quieres provocar el surgimiento de mafias? Prohíbe un producto, súbele el precio exageradamente, aumenta su impuesto, hazlo -en pocas palabras- un objeto raro y difícil de conseguir, y si además es adictivo, mejor. Su precio aumentará todavía más, pero no dejará de venderse ni de consumirse. Nada escapa a la ley de la oferta y la demanda, ni siquiera en países de orientación socialista, y si el producto es adictivo sus usuarios robarán y hasta matarán por conseguirlo.

En el siglo XIX el opio, por ejemplo, se vendía en las farmacias como tal o como láudano (un preparado mixto para adormecer y disminuir los dolores en las personas que los padecían). Los británicos, los franceses y los estadunidenses eran los principales comercializadores del opio en el mundo. En 1909, en Shanghai, una docena de países, entre ellos Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y China, acordaron prohibir el tráfico no autorizado de opiáceos. En esa época el opio y sus derivados (morfina y heroína, los más populares) eran las principales drogas adictivas y nocivas para la salud. Después de la Segunda Guerra Mundial, a los productos extraídos de la adormidera siguieron otros: los derivados de las plantas de coca y de cannabis, además de drogas sintéticas y semisintéticas de semejantes consecuencias en la salud (tranquilizantes, alucinógenos, LSD, etcétera, algunas adictivas y otras no, pero sí peligrosas).

Antes de las prohibiciones, generalizadas más que nunca a partir de la Convención Unica sobre Estupefacientes de 1961, no había mafias de narcotráfico como las que conocemos ahora, de la misma manera que antes y después de la llamada ley seca en Estados Unidos (1919-1933) tampoco había mafias de contrabando y producción ilegal de bebidas alcohólicas.

El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías concluyó en 2000 que «una política de tolerancia respecto a las drogas no conduce necesariamente a un mayor consumo» (citado en Radio Nederland, 18/10/00); sin embargo, su prohibición no sólo no ha resuelto el problema del aumento de consumidores de drogas llamadas ilícitas, sino que ha aumentado su producción, distribución y venta, además de otras consecuencias colaterales de gran peligrosidad, como el comercio clandestino de armas, que también ha crecido. En México «cada día ingresan… unas 2 mil armas ilegales», indicó en entrevista con Reforma (17/06/07) Cuauhtémoc Sandoval, de la Comisión de la Defensa Nacional de la Cámara de Diputados. El lavado de dinero es otra de las consecuencias del tráfico ilegal de fármacos.

En determinados países como Holanda, y en cierta medida como Gran Bretaña, no se penaliza el uso de drogas pero sí su producción, tráfico y posesión. En algunos municipios de Holanda (cada vez menos) se tolera, en las llamadas coffee shops, la venta de cannabis en varias de sus presentaciones (hierba y resina), pero se deben cumplir ciertas condiciones: no más de cinco gramos por persona adulta, no anunciar el producto, no vender drogas duras, no alterar el orden público y, desde luego, no vender a menores de 18 años. Aun así, en los últimos años se han cerrado muchas coffee shops, especialmente las ubicadas en las fronteras. Holanda es, por cierto, uno de los países más importantes del planeta en la producción de drogas sintéticas, un país de tránsito de heroína, cannabis y cocaína, uno de los países de Europa donde más se produce mariguana y donde se fabrica la tercera parte del éxtasis que se vende en el mundo. Empero la distribución y consumo de drogas ilegales, duras y blandas, es menor (en proporción a la población) que en Estados Unidos, España, Italia y Gran Bretaña. En la mayoría de los países occidentales de Europa se fuma más droga blanda (mariguana y hachís) que en Holanda, independientemente de si tienen leyes y políticas más tolerantes o más estrictas.

Las restricciones al consumo de productos nocivos para la salud han servido de poca cosa. Su legalización quizá no haga disminuir el número de consumidores, pero lo que sí es seguro es que el crimen organizado en torno de la producción y la distribución de drogas disminuiría hasta desaparecer y, junto con las mafias que controlan estos productos, también el lavado de dinero y en cierta medida el tráfico ilegal de armas. Y, además, las enormes cantidades de dinero (miles de millones de dólares por año) que los gobiernos se gastan en combatir el narcotráfico (o más bien a algunos cárteles de la droga) podrían invertirse en centros de atención y rehabilitación de drogodependientes, como ya ocurre en algunos países europeos. «La prosperidad del negocio se debe a su prohibición», escribió la senadora cristiana y liberal Viviane Morales en la exposición de motivos de su atendible proyecto de ley sobre los cultivos de coca que presentó al Congreso de la República de Colombia en agosto de 2001. Y tenía razón, pero no le hicieron caso, pues su proyecto de ley atentaba contra los grandes negocios relacionados con la droga en su país y contra el intervencionista Plan Colombia de Estados Unidos.

Octavio Rodríguez Araujo

Jornada UNAM. La Jornada

Un componente del cannabis reduce la alergia [de piel]

Investigadores de la Universidad de Bonn han desarrollado una solución tópica experimental a partir del el tetrahidrocannabinol (THC), un componente del cannabis, quer reduce las reacciones alérgicas de la piel. Se desarrolla de esta forma una nueva aplicación medicinal para el cannabis. Ello gracias a que los endocannabinoides poseen capacidad para la regulación de los procesos inflamatorios, y sólo con el empleo de una pequeña dosis de THC.
Este remedio contra la inflamación a base de extractos de la planta del cannabis no es nada nuevo y se ha utilizado tradicionalmente. Incluso a inicios del siglo XX preparados de este tipo se proporcionaban en las farmacias. Sin embargo, en los años 30 dejaron de venderse por sus los efectos intoxicantes del tetrahidrocannabinol (THC).
El descubrimiento, que fue casual, tuvo lugar con animales transgénicos en los que los investigadores descubrieron que las reacciones alérgicas en la piel de estos seres son mayores al no existir o estar bloqueados los receptores cannabinoides.
Pero en realidad, el experimento que se estaba llevando a cabo con estos animales era otro. Fue un clip en una de las orejas para diferenciarlos de los animales normales lo que puso a los científicos sobre la pista y les mostró que los transgénicos sufrían una inflamación más exagerada de lo normal.

dMinorias 

El movimiento social cannábico

Recupero un «viejo»archivo, por los enlaces, de un buen amigo, Isidro Marín, que durante unos años estuvo realizando un estudio sobre «El movimiento social cannábico«.

Aquí los datos principales:

Los movimientos cannábicos
Suficiencia Investigadora
Isidro Marín Gutiérrez

Director: Juan F. Gamella Mora
Programa de doctorado: Salud: Antropología e Historia
Departamento de Anatomía Patológica e Historia de la Ciencia y el Departamento de Antropología y Trabajo Social
Universidad de Granada
Septiembre 2002

Descarga del archivo, formato PDF.

Más documentos aquí.

Ricote. “CUANDO GUISES, EN VEZ DE ECHARLE PEREJIL, LE PONES MARIHUANA…”

Claudia Moctezuma.
«Luisete» es el apodo de un joven de 33 años que ha hecho del cannabis un ingrediente habitual en su recetario. «Cuando guises, en vez de echarle perejil, le pones marihuana…» «Para elaborar el ‘pan canábico’ hay que añadirle a la harina marihuana.» Son estas algunas de las recomendaciones culinarias que hacía mientras mostraba un pequeño recipiente de plástico con marihuana seca.

Este joven relató cómo tras volver del servicio militar y estar cansado de ser intermediario de un camello, decidió tener su plantación particular de esta planta, para su uso y consumo propio. Enumeró una serie de ingredientes que supuestamente sirven como cura de los dolores musculares mediante un ungüento, resultado de la mezcla ente el alcohol y el cannabis. La preparación consiste en dejar macerar la marihuana durante 100 días con el alcohol. Una vez pasado este tiempo, el líquido ennegrecía y ya estaba listo para ser utilizado.
Al parecer, Luisete aprovecha toda la planta, pues asegura «me fumo la flor y las hojas las utilizo para infusiones».
Estuvimos hablando con una enfermera del Servicio Murciano de Salud, quien nos dio su opinión del uso de esta planta desde el punto de vista terapéutico: «ayuda a sobrellevar el dolor en algunas enfermedades como la fibromialgia o el cáncer. Cuando se consume, el TCH, sustancia que contiene la marihuana, ésta se acumula en el tejido adiposo, y es eliminada poco a poco a través de la orina»
Los principales efectos secundarios que produce el TCH son: relajación, sequedad mucosa y apetito, y afecta al sistema nervioso central. No obstante, la enfermera señaló la importancia de un consumo responsable y de destinarla solo como paliativo a ciertas enfermedades como las anteriormente mencionadas.
El consumo de Cannabis en España, al igual que otras sustancias consideradas ilegales y prohibidas no constituye delito, pues la adicción a esta sustancia es considerada como una enfermedad tratable sanitariamente. Sólo es considerado delito el tráfico a terceros, por lo que los consumidores suelen tener un cultivo personal para su suministro. No obstante, el problema radica en que no se ha delimitado qué cantidad es considerada como de uso personal o como de tráfico de estupefacientes, por lo que queda a la subjetiva decisión del juez instructor del caso. El Tribunal Supremo es quien por tanto dice las consideraciones a tener en cuenta al respecto.

Vegamediapress.com