Órdenes espontáneos. Antonio Escohotado

Muchos cambios que hacen época acontecen entre susurros, mientras dormimos, como aconteció con la cruzada contra la brujería, convertida sin decreto expreso en cruzada contra el librepensamiento. Algo análogo —por solapado— ocurre hoy con las drogas ilícitas.

En 1914, el Congreso norteamericano aprobó cierta ley que restringía drásticamente el uso de opio, morfina y cocaína. Admitió también a trámite otra ilegalizando cualquier bebida alcohólica (salvo el vino de la misa), y nombró una comisión para endurecer la normativa sobre tabaco, que prohibía ya fumar públicamente en 28 estados de la Unión. El entonces diputado H. C. Hoover —que luego llegaría a presidente del país—, definió el paquete legislativo de ese año como el mayor experimento moral de la Historia.

El Congreso tuvo en cuenta que la recaudación por impuestos indirectos iba a contraerse al menos en una cuarta parte, y aprobó antes la enmienda XVI a la Constitución, que faculta al gobierno federal para gravar la renta de personas físicas y sociedades, siendo por eso la prohibición el origen inmediato del IRPF. Luego resultaría que la Ley Seca se derogó en 1933, y que el tabaco pudo con sus detractores. Pero los tres productos de botica controlados se transformaron en docenas, después en centenas y por último en millares de substancias psicoactivas, algunas controladas con receta y otras prohibidas.

Hoover llamó experimento a las iniciativas de 1914 porque traían un orden nuevo, opuesto a la previa libertad comercial. El privilegio de recetar y dispensar pequeñas cantidades de coñac y whisky —con fines estrictamente terapéuticos— convenció a la Asociación Médica Americana y la Asociación Farmacéutica Americana de unirse a un experimento que prometía terminar con intrusos sin diploma (los matasanos). No obstante, como el gremio terapéutico consumía y dispensaba liberalmente dichos compuestos, cuando en las consultas y boticas aparecieron policías fingiendo ser adictos, o simples usuarios, muchos cayeron en la trampa. En 1921, por ejemplo, unos 70.000 médicos, dentistas y farmacéuticos americanos habían estado o estaban en prisión por recetar o tener existencias de morfina y cocaína. Es entonces cuando la Revista de la Asociación Médica Americana denunciauna conspiración para privar a la medicina de sus derechos y responsabilidades tradicionales.

Menciono estos detalles de los comienzos no sólo porque quizá se ignoren, sino porque el prohibicionismo produjo efectos muy considerables en Norteamérica —contrabando, corrupción institucional, desprecio por la ley, los primeros yonquis propiamente dichos—, aunque no así en el resto del mundo. Había una diferencia de espíritu, que se sopesa recordando la alocución del senador J. Volstead (Volstead Act se llama la Ley Seca) al entrar en vigor su proyecto: Todos los hombres volverán a caminar erguidos, sonreirán todas las mujeres y reirán todos los niños; se cerraron para siempre las puertas del infierno. Europa y los demás continentes practicaban una política menos ambiciosa, que andando el tiempo se conocerá como reducción de riesgos. Al viejo mundo le resultaba demencial una legislación que iba a crear el Sindicato del Crimen, y prefería limitar ciertas drogas a usos médicocientíficos que negar tales usos.

Por otra parte, los progresos en química de síntesis iban convirtiendo en antigualla el viejo arsenal para inducir ebriedades, y era sencillo sortear las restricciones impuestas al opio, la morfina y la cocaína consumiendo otras. Como en Norteamérica la morfina acabó siendo devuelta sin demasiadas cortapisas al estamento médico, hasta allí se observa apaciguamiento cuando vender bebidas alcohólicas dejó de estar perseguido. Por toda la superficie del orbe hay una pléyade de analgésicos, sedantes, estimulantes y somníferos nuevos, que se venden puros, baratos y sin receta en las farmacias, restringiendo el mercado negro a mínimos.

Muy pocos recuerdan a la cocaína, por ejemplo, cuando disponen en la botica de anfetaminadexanfetaminametanfetaminafenmetracina y otros fármacos aún más potentes de estimulación; y nadie echa de menos morfina disponiendo de meperidinadolantinapalfium. Tampoco usa nadie opio para acabar durmiendo, o el áspero cloral, cuando haybarbitúricosmeprobamatobenzodiacepinas. Muchos recordarán elOptalidón, ese sostén del ama de casa compuesto por anfetamina ybarbitúrico. De hecho, podían pedirse en farmacia incluso drogas visionarias como la mescalina. Eso sí, eran personas mayores e integradas quienes usaban dichos productos, y no obraban de manera escandalosa.

Mirándolo hoy, una organización impersonal e inconsciente, construida durante siglos, había asumido el brote de voluntad consciente con algunas muestras de respeto y mucha mano izquierda. Para denunciar esa mano izquierda, sin embargo, la diplomacia norteamericana instó en la ONU una red de entidades, que antes de terminar los años 50 lanzaría su primer plan quinquenal para un mundo libre de drogas. Su portavoz, el Boletín Internacional de Estupefacientes, iba a ilustrar sin rubor el nexo entre alarma a propósito de una droga y minorías sociales mal vistas. Así leemos que el opio se vinculó con explotación infantil por parte de chinos en San Francisco y Nueva York; la cocaína con violaciones perpetradas por negros en el Sur; los licores con inmoralidades de judíos e irlandeses; la marihuana con accesos de demencia maníaca en inmigrantes mexicanos, o con malayos en trance amok.

El precario equilibrio entre clasicismo y prohibicionismo colapsa a finales de los años 60, un periodo de apoteosis insurreccional que reclama drogas y sexo, enarbolando el lema «prohibido prohibir«. Mayo del 68, Woodstock y sus muchos análogos definen a la vez un catastrófico retorno de lo reprimido, la victoria incondicional de cierta estética y el sepelio de un consumismo hasta entonces tímido. Entre las desvergüenzas destaca una cofradía de la aguja, fundada por William Burroughs al amparo de las sórdidas condiciones norteamericanas, o el discurso de algún payaso psiquedélico atribuyendo a la LSD capacidad para evocar cien orgasmos. Más estupor todavía causa un fenómeno de peregrinación al campo en parte de la juventud, que alegando sustituir el Sistema por la Naturaleza se permite una carta alternativa al menú farmacológico oficial.

La respuesta va a ser una guerra sin cuartel a viejas y nuevas drogas, que asume en primer término Nixon. El resto del mundo le sigue, instando la ONU a que todos los países creen brigadas específicas de estupefacientes, y endurezcan las penas. Llega así la Convención Internacional de 1971 sobre Sustancias Psicotrópicas, en un clima de opinión que compara la desobediencia civil reinante con una plaga como la muerte negra del medievo. Comunistas, capitalistas y subdesarrollados están de acuerdo en este punto, y unos 40 países contemplan pena de muerte para castigar al desobediente. Más decisivo aún es que laboratorios y farmacias se vean obligados a una retracción radical de su oferta, restableciéndose en condiciones de monopolio el mercado negro.

Sucumbe así el orden secular, sustituido por una organización dirigida a la abstinencia que ya es cruzada mundial. Con todo, subsiste una distancia entre intención y resultado, y aunque el nuevo orden esté en las antípodas del laissez faire lo cierto es que pone en marcha un nuevo orden espontáneo. Por ejemplo, ahora sí empieza a suceder que los jóvenes consumen, y que cofrades de la aguja draculina se prostituyen para conseguir su dosis, o roban y atracan, como tan precozmente temieron los reformadores a principios de siglo. Un asunto de marginales indigentes se ha generalizado a todos los niveles de renta, y las encuestas sugieren que es el problema público número uno. Heroína, cocaína, cáñamo y la recién ilegalizada LSD son inicialmente los productos estrella, que retornan o prosperan al amparo de farmacias sin oferta alternativa, dentro de una rebeldía que denuncia la cruzada como iniciativa pseudocientífica, cuyo remedio agrava al máximo la enfermedad.

Siguen unos 30 años de guerra incondicional a los paraísos artificiales, donde lo que acontece en Norteamérica se reproduce en Europa algo después salvo en el caso de Holanda, que escandaliza a todos decantándose por una política de reducción de riesgos. Durante ese periodo buena parte de quienes gritaron «prohibido prohibir» morirán de sobredosis accidental (envenenados ante todo por adulterantes), o pernoctarán largamente en cárceles. Es una victoria en la guerra, aunque multiplica por ocho o diez los asaltos y sustracciones atribuidos a adictos, creando un Sindicato del Crimen ahora internacional, sostenido por unos 30 países corruptos de arriba abajo; allí el comercio de drogas se castiga con pena de muerte o reclusión perpetua para excluir a aficionados de un negocio reservado a militares y policías.

El orden espontáneo que la política de tolerancia cero ha puesto en marcha se completa poco después, cuando la guerra antidroga tope con la química en sí, un adversario de proporciones infinitas.Más aún que originales y análogos, cocineros más o menos competentes pasan entonces de la reproducción al diseño. Drogas de diseño son el haschisch marroquí, el crack, la pasta base, la amplísima gama de pastillas, la ketamina, los fentanilos de mercado negro, el llamado éxtasis líquido, el cáñamo hidropónico y cualquier otra substancia psicoactiva que nazca directamente de la prohibición, adaptada a grupos, subgrupos, franjas horarias y hasta espacios momentáneos.

La polarización y exasperación es tal que empiezan a oirse voces reclamando legalizar algunas drogas, o todas, como si la Ley Seca hubiese terminado con la legalización del alcohol, y no con una derogación de la Ley Seca. Aunque los precios son altos, y cada producto está fuertemente adulterado, no hay reducción sensible en la demanda. Al contrario, las drogas tradicionales y las de diseño no sólo cumplen finalidades lúdicas y ceremoniales (para pijos, progres, chelis, etc.), sino que se convierten en ritos de iniciación a la madurez, sostenidos por instituciones tan nuevas y rentables como el Fin de Semana.

Este estado de cosas se mantiene en Europa hasta mediados de los 90, cuando empieza a ser imposible hablar de una guerra sincera a las drogas. Las ingentes existencias, lo sencillo del acceso a ellas, la falta de estigma social y el descrédito del prohibicionismo hacen que todas se abaraten y mejoren en pureza. Es ahora una batalla sólo nominal, que ha elevado al cubo los puntos de venta, aunque vea reducirse espectacularmente las muertes por sobredosis involuntaria. El orden espontáneo se ha sobrepuesto al decretado. Pero esto —que para nada puede tranquilizar a los padres de familia— lo analizaremos mañana.

 

La primera parte de este artículo —“Órdenes espontáneos”, El Mundo, 11 de enero de 2005— describía cómo en Europa, y concretamente en España, la cruzada antidroga ha cesado, de acuerdo con un proceso evolutivo que remite a varios factores. El menos destacado, y quizá el más relevante, es un proceso de ilustración farmacológica. Sin ir más lejos, tenemos tres revistas mensuales sobre psicoactividad de ámbito nacional, con tanto o más público que sus equivalentes sobre motos, pesca o cotilleo político. Cientos de libros, otras publicaciones, congresos, sociedades, actos públicos y tiendas especializadas atienden también a consumidores que prefieren en este terreno una actitud observante, como la del botánico o el astrónomo. Unos son simples curiosos, otros son usuarios o productores que desean optimizar su actividad, pero ninguno comulga con las ideas de paraíso e infierno alimentadas por el prohibicionismo.

Más bien se interesan por la dosis mínima activa medida por kilo de peso, por las formas de sublimar y conservar los productos, la sinergia con otros, la finura de cada uno o los efectos colaterales. Su perspectiva —Jünger la llamó psiconáutica— les emparenta con el catador de vinos. Este público ni sacraliza ni sataniza compuestos químicos, a los cuales considera tan inocentes de las fechorías humanas como lo son el revólver o la dinamita. Cualquier substancia psicoactiva ayuda en principio a conocer y controlar mejor nuestro sistema nervioso, y casi cualquiera puede también arruinar nuestro organismo, e inspirarnos mala voluntad. Aunque los psiconautas no están a cubierto de irracionalidades, fulminan el mito nuclear del prohibicionismo; esto es: que nuestra conducta fue raptada por una droga, a quien incumbe la culpa. Para padres y madres de descarriados resulta muy tentador, y para el descarriado funciona como un combinado permanente de coartada y chantaje. Pero no dejará de ser una ilusión mientras haya usuarios responsables.

El colapso de la cruzada pende también de desmoralizarse sus agentes, algo inducido por volúmenes extraordinarios de existencias muy descentralizadas, escasa conflictividad del consumo prohibido y un proceso de ilustración farmacológica en jueces y policías. Si la represión quisiera mantenerse en los niveles de hace 10 o 15 años —por supuesto triplicando sus dotaciones al efecto—, un número desproporcionado de personas saturaría juzgados, cárceles y comisarías. La ministra de Sanidad ha comentado no hace mucho dos encuestas del Plan Nacional, que en principio son tan fiables como sondeos preguntando sobre masturbación o higiene íntima, aunque incluso así ofrezcan resultados llamativos. Más de la mitad de los jóvenes confiesa usar cáñamo, pongamos por caso, y el consumo de cocaína se ha multiplicado por cuatro en una década.

Mejor aún que leer encuestas es fiarse de la propia experiencia y, atendiendo a ella, sugiero que entre los 18 y los 40 años o algo más mucha gente usa al menos cada fin de semana un cóctel de substancias psicoactivas (alcohol, tabaco, pastillas, hachís, maría, coca y líneas sueltas o tragos de otras substancias varias). Aun siendo un veterano de los 60, que siente viva curiosidad por la psiconáutica desde entonces, no recuerdo nada remotamente parejo. ¿Se habrá producido alguna mutación genética gracias a la cual los jóvenes de hoy pueden asimilar cantidades y mezclas que a nosotros nos habrían matado, o dejado tullidos? Sólo cuando me informan sobre accidentes de tráfico, y la franja de edad donde son más frecuentes, comprendo que la señora de la guadaña no se ha marchado del todo.

Obsérvense las existencias prohibidas. Una vez admitido que erradicar las drogas resulta onírico, el plan de la DEA norteamericana ha sido hostigar al consumidor con productos cada vez más caros y adulterados. Pero en España y en toda la UE —salvo Irlanda— las drogas ilícitas son mucho más baratas y más puras que hace dos décadas, algo sin paralelo en todo el resto de las mercancías. Unas porque pueden cultivarse en casa (como marihuana, hongos psilocibios y toda suerte de plantas), otras porque no es tan difícil sintetizarlas con algún equipo (como el éxtasis y sus centenares de primos, la LSD o el speed) y otras porque la formidable demanda justifica exportarlas sofisticadamente desde América o Asia (como heroína y cocaína). A fin de cuentas, el mercado negro se ha hecho competitivo.

Incluso el Frankenstein del caso, el yonqui, asume la crisis del experimento prohibicionista abandonando la iglesia del pico motu proprio, para recurrir a modos alternativos y menos peligrosos de administración. Aunque al heroinómano de antes se hayan sumado los nuevos, ya no se oye de ninguno que atraque farmacias o transeúntes con una aguja supuestamente seropositiva, y hay muchas menos muertes por sobredosis accidental. Esto se debe a los poblados establecidos en algún punto de cada urbe, otra institución espontánea del mayor interés. Allí, pegado a una unidad municipal de venopunción, con un autobús dispensador de metadona para quien ande corto de efectivo, hallaremos un rastro con más o menos casetas. En cada una hay tres balanzas, una para heroína, otra para cocaína y otra para crack, que se dispensan sin patetismo. Coches policiales situados en los accesos colaboran con vendedores y clientes para que la paz se mantenga.

Desde luego, podemos escandalizarnos y pedir que este fruto de la prohibición desaparezca ya mismo. Pero si algo semejante se intentara, los camellos volverían a inundar las calles, miles de adictos urdirían soluciones muy indeseables para los demás en cada ciudad, las muertes por adulteración se dispararían y, finalmente, volvería a haber poblados. La Junta de Andalucía ha comparado el tratamiento con heroína y metadona, y acaba de probar sin sombra de duda que quienes reciben la droga supuestamente infernal están mucho mejor que quienes reciben el supuesto antídoto médico. Esto era totalmente previsible, ya que la metadona —lanzada por Nixon al mismo tiempo que la guerra sin cuartel a las drogas— es un compuesto sin virtud eufórica, solamente muy adictivo, y quien pretenda usarlo de modo crónico tiende a añadirle válium, alcohol, coca, litros de café y por supuesto heroína, mientras el heroinómano tiene bastante con esa substancia. Si su hábito no resulta gravoso para el bolsillo, puede emplearse en esto o lo otro y cumplir satisfactoriamente.

El experimento moral del que hablaba el presidente Hoover 90 años atrás dibuja así los límites del voluntarismo. Podemos cambiar lo tradicional, pero esos cambios dispararán otros y otros, que muchas veces ridiculizan lo pretendido en origen. El mundo entero, con la UE en cabeza, usa ahora muchas más drogas ilícitas que antes de reprimirlas. Pretender que sin represión usaría todavía muchas más lo desmiente la Historia, demostrando hasta qué punto el consumo de esto o lo otro es una función con muchas más variables. En general, aquello que va haciéndose por así decir solo, gracias a aportaciones anónimas e inconscientes, contiene incomparablemente más información y rendimiento que planes salvíficos basados en alguna profecía clerical-militar, aunque venga disfrazada de iniciativa científica.

Pero que esta guerra haya terminado, o se encuentre en fase de indefinido armisticio, no significa que el futuro sea halagüeño y excuse nuestra intervención. Hablo como padre de siete hijos, de los cuales seis están entre los 12 y los 39 años. Comprendo la alarma de cualquiera si suena el teléfono de madrugada, pues coches y motos lindan con féretros las noches de viernes y sábados. Nuestra juventud vive un tiempo parecido a los años que siguieron al fin de la Ley Seca, celebrando alegremente la ruina del inquisidor, y temo que su fantástico aguante actual les pase en el futuro alguna factura impagable a los más marchosos. Tanto como me enorgullece que no sean crédulos ni timoratos y gocen su libertad, temo que la carretera, algún adulterante o un simple exceso de confianza les ponga en peligro o les haga perder demasiado el tiempo.

Holanda es un modelo de cordura. Al separar el cáñamo de otras drogas, lo que hizo fue no enajenar la confianza de sus jóvenes, lanzando al mismo saco todo salvo alcohol, tabaco y específicos de farmacia. Cuando montó laboratorios móviles para detectar adulteración en drogas distribuidas por discotecas, after-hours y raves, puso en práctica esa misma política de mitigar riesgos con realismo. También ha sido pionera en la administración de heroína como alternativa a la metadona. En ningún país hay una oferta de drogas comparable y ninguno tiene menos adictos de los clasificados como irrecuperables. Con mano izquierda, ha convertido aquello que en Malasia o Irán acarrea la horca en un negocio básicamente tranquilo, del cual viven incontables familias, fuente de un turismo que aprovecha a todos. Y aunque el dato subleve al cruzado prohibicionista, su consumo de cáñamo es sensiblemente inferior al español, e incluso al italiano e inglés.

Quizá el progreso técnico sea inseparable de una psiconáutica en aumento, que al ensanchar el espacio interior compense el paulatino recorte del exterior, instado por la presión demográfica y el precio del suelo. Tampoco es improbable que drogas por descubrir lleguen a ser obligatorias en ciertas circunstancias, como ahora lo son el cinturón de seguridad o el seguro a terceros. En todo caso, nuestros hijos desoyen el sermón prohibicionista, cuya presencia resulta por eso mismo contraproducente. Cuando hablamos de prevención sin camelo, será para ofrecer guías de uso, no de abstención. En efecto, a nadie se impone hoy la ebriedad con esto o lo otro, y huir de infortunios evitables pasa por sentar conocimientos en vez de prejuicios. Conocimiento y amor propio son la única brújula para navegar por las aguas turbias de una prohibición desobedecida.

Para acabar de hacer difícil esa navegación, falta el control de calidad vigente para farmacias, estancos y supermercados, haciendo que los objetos nominalmente prohibidos sean peligrosos no sólo en sí sino por su ignorada composición. Tras tanta guerra para redimir almas secuestradas por paraísos artificiales, cambiar esto de la noche a la mañana sería un nuevo acto mágico, consistente en exigirle por decreto al mercado negro que se convierta a la transparencia. Antes será preciso aceptar la simple realidad: que las drogas son cosas neutras, provechosas o calamitosas en función de usuario y momento, pues sólo su dosis convierte a algo en veneno.

Queda añadir que las leyes se derogan por otras leyes, o por desuso. Sólo sé que no sé nada, la máxima socrática, parece lo menos saboteador ante el cambio. Como padre de familia me interesa por eso el tipo propiamente compasivo de preocupación, que se liga a reducir daños. En vez del experimento eugenésico toca practicar una razón observante, sin fábulas sobre daños sobrenaturales como pérdida del alma o apostasía. El desafío del caso es que se nos llevarán los demonios si no enseñamos a dosificar con arte, como intentamos enseñar las profesiones. Pero ese arte pende de poder dosificar, algo imposible mientras brillen aún por su ausencia los compuestos puros.

Órdenes espontáneos 1 parte.

Órdenes espontáneos 2 parte.

Radios Cannábicas: Hablemos de Cannabis

Hacía tiempo que no añadíamos los programas de radio de «Hablemos de Cannabis» que semana tras semana están en el aire y a través de internet.

El recordatorio ha venido mediante un correo en el Anillo Verde desde Alacannabis para recordar que el programa ya no se llama La Hora Verde, si no Hablemos de Cannabis.

Para evitar la confusión se ha dividido la sección de Radios Cannábicas, por un lado hemos dejado los programas de La hora verde todos en una página y por otro Hablemos de Cannabis.

Una imagen vale más que mil palabras. Así queda la cabecera.

Esperamos sea más cómodo para todos el poder localizar los programas.

El desarrollo alternativo desde la perspectiva de los campesinos colombianos

Susana Ojeda

Mucho se ha dicho sobre los programas de desarrollo alternativo desde la perspectiva de los expertos, tecnócratas, políticos y académicos. Sin embargo, poco sabemos de lo que piensan las personas que son objeto de estos programas y de las implicaciones que éstos tienen en su vida. Este informe de Susana Ojeda ofrece una narrativa del DA en Colombia desde la perspectiva de los campesinos.

Descargar el informe «El desarrollo alternativo desde la perspectiva de los campesinos colombianos»

Documento original completo

El programa Drogas y Democracia del TNI me ha pedido mostrar esta otra narrativa sobre los programas de desarrollo alternativo que se desarrollaron en Colombia durante el gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010). La información a la que recurro proviene de mi experiencia como consultora de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en Bogotá. Este documento se basa en datos provenientes de reuniones públicas, de las memorias de unas mesas de socialización realizadas con los líderes de las organizaciones productivas, y de mis experiencias con campesinos y funcionarios durante tres años de trabajo. Es importante precisar también que el documento solo pretende ofrecer una visión de conjunto de los programas sin entrar a examinar las diferentes dinámicas locales y regionales que se presentaron en su  implementación durante el periodo considerado, ni examinar el Desarrollo Alternativo como política pública en toda su complejidad.

Durante 2003-2010 se implementaron dos programas de desarrollo alternativo: Familias Guardabosques y Proyectos Productivos, como parte del Programa Presidencial contra Cultivos Ilícitos (PCI), cuyos objetivos eran consolidar el proceso de erradicación de cultivos ilícitos, brindar alternativas estables de ingresos a las comunidades, generar legitimidad del Estado y fortalecer el capital social a partir del estímulo de la organización y la participación.

Conclusiones y Recomendaciones

  • Los campesinos necesitan tener un acceso permanente a las instituciones del Estado que les permita desarrollar plenamente sus derechos como ciudadanos en áreas de desarrollo rural, ambiental, de infraestructura vial, de educación, y de salud. El Estado debe ser consistente en la implementación de programas de desarrollo rural que cubran todo el territorio nacional, y debe dejar de repartir ayudas de manera paternalista.
  • No se deben imponer proyectos diseñados desde las oficinas oficiales y de cooperación internacional sin tener en cuenta los conocimientos y necesidades locales. Hay que tener en cuenta la demanda de participación real de las comunidades campesinas en el diseño de los proyectos, superando la prepotencia del conocimiento de los técnicos y políticos y abriendo un espacio para el diálogo y la construcción conjunta con las comunidades de los proyectos de desarrollo rural.
  • El trabajo con las comunidades debe partir de los conocimientos que ellas tienen, de sus tradiciones, y debe soportarse en sus redes sociales. De esta manera, se logrará empoderar a las comunidades y realizar proyectos que tengan un impacto positivo en sus procesos de desarrollo. Se debe evitar la imposición de modelos que, como en el caso de los PPP, en lugar de empoderar a las comunidades pueden contribuir a generar impactos negativos y devaluación de sus identidades culturales.

Susana Ojeda (Colombia) fue durante 2010 estudiante del Institute of Social Studies (ISS) en La Haya desarrollando el tema de la respuesta campesina a los programas de desarrollo alternativo en Colombia. Luego de lo cual realizó una pasantía de tres meses en el TNI sobre este mismo tema. Este informe es una versión resumida de un documento más amplio con el mismo título producido por Ojeda para el TNI.

Visto en la web del TNI.

Transnational Institute. Una red mundial de investigadores y activistas

¿Qué hacemos?

El Transnational Institute (TNI) se creó en 1974 como una red internacional de activistas-investigadores dedicada al análisis crítico de problemas mundiales, tanto presentes como futuros, con vistas a proporcionar apoyo intelectual a los movimientos que luchan por un mundo más democrático, igualitario y sostenible.

Durante casi 40 años, el TNI se ha ganado un renombre internacional por:

  • Elaborar críticas bien documentadas y radicales –a veces en contra de los principios establecidos– sobre acuciantes problemas mundiales.
  • Anticipar y documentar problemas clave mucho antes de que se convirtieran en preocupaciones generalizadas, como la cuestión de los alimentos y el hambre, la deuda del Tercer Mundo, las multinacionales y el comercio de emisiones.
  • Apoyar y fomentar la labor de los movimientos sociales a favor de la justicia económica y social en todo el mundo.
  • Designar investigadores del TNI de muchos países y con muy diversas experiencias cuyos análisis, investigaciones y trabajos han motivado y formado a varias generaciones de activistas y siguen generando debate.
  • Construir alternativas que son justas y pragmáticas; por ejemplo, desarrollando enfoques alternativos a la política internacional sobre drogas y ofreciendo apoyo práctico al trabajo sobre la reforma de los servicios públicos de agua.
  • Desarrollar tareas de incidencia política gracias a sus investigaciones y a su participación y vínculos directos con los movimientos sociales y populares, especialmente con aquellos más afectados por las actuales políticas socioeconómicas mundiales.
  • Mantenerse en el transcurso de su historia como organización no sectaria y capaz de tender puentes entre distintas tendencias políticas, ayudando así a construir coaliciones de movimientos sociales que trascienden regiones y continentes.

Proyectos del TNI

El TNI trabaja sobre un amplio abanico de cuestiones interrelacionadas. Gracias a la constante interacción entre investigadores y proyectos, el TNI cuenta con una perspectiva única y bien informada, así como con un enfoque transversal sobre complejos problemas mundiales.
Actualmente, el TNI está trabajando, entre otras cosas, en:

  • Desempeñar un papel pionero en materia de políticas de drogas y abogar por que el control de estupefacientes ilegales se aborde con un enfoque más pragmático, basado en la reducción de los daños.
  • Apoyar una dinámica red internacional que trabaja en la construcción de un modelo de agua público y participativo como la forma más viable de alcanzar un suministro universal.
  • Hacer frente al dogma de la liberalización comercial que, al igual que la liberalización financiera, ha desembocado en mayores desigualdades y participar activamente en la construcción de alternativas, como la Alternativa Bolivariana para las Américas, basadas en la cooperación y la solidaridad regionales.
  • Participar en actividades de innovación y experimentación democrática con movimientos sociales, partidos políticos progresistas y Gobiernos de todo el mundo, ayudando a garantizar la emancipación de las comunidades para que éstas tengan el control sobre sus vidas y entornos.
  • Actuar como observatorio de las repercusiones sociales y medioambientales del comercio de emisiones y otras respuestas de libre mercado al calentamiento global, apoyando mecanismos alternativos de base comunitaria y desarrollando alternativas justas y eficaces.
  • Analizar los marcos globales de intervención militar y la proliferación de nuevas infraestructuras de seguridad.
  • Identificar y analizar los vínculos entre los distintos elementos de la crisis sistémica, tanto financiera como medioambiental y social.

Web Transnational Institute.

ADEUC Asociación de Estudios y Usos del Cannabis de Córdoba

A.D.E.U.C es una asociacion legal, inscrita en el Registro Provincial de asociaciones de la Junta de Andalucia con el numero 7319 y CIF G14906598.

Fundada el 15 de agosto de 2010 para informar sobre los usos del cannabis, a personas que por sus enfermedades o dolencias, demandan dicha informacion. Todo ello desde el punto de vista de aficionados y estudiosos del cannabis. Otros findes de la asociacion son el crear espacios, donde los usuarios habituales al consumo de cannabis, cultivadores y aficionados, puedan consumir en privado, debatir e investigar sobre todos los aspectos relacionados al cannabis. Normalizando asi su consumo, entre otras personas siempre mayores de edad que asi lo hallan decidido, y que estan en su pleno derecho.

 

Manifiesto: Democracia real ya

Comunicado de prensa de “Democracia real YA” (17/05/2011)

En más de 60 ciudades del Estado, ciudadanos de distintos sectores sociales han salido con fuerza y determinación bajo el lema de “Democracia real ¡YA! No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”.

Se estima que más de 130.000 personas tomaron las calles de las localidades convocadas, así como en las concentraciones de apoyo en otros países europeos. Consideramos el resultado un éxito rotundo, pues las convocatorias han sido principalmente forjadas en las redes sociales y organizadas por ciudadanos anónimos. Un éxito no solo por ser una convocatoria apartidista y asindical, sino por la fuerza y creatividad de las movilizaciones. Las marchas desbordaron con creces las previsiones de los organizadores.

Los organizadores se desmarcan y rechazan cualquier incidente violento ocurrido después de la manifestación en Madrid. Según la información de la que disponemos, los incidentes violentos fueron mínimos, siendo la mayor parte de las acciones posteriores protestas de desobediencia civil pacíficaante las cuales las Fuerzas de Seguridad del Estado actuaron de forma desmedida. Condenamos la brutal represión policial y mostramos nuestra solidaridad con aquellos heridos, así como con los detenidos de manera injustificada por acciones de resistencia pacifica sin que mediara provocación alguna, para los que pedimos la inmediata puesta en libertad sin cargos.

Queremos mostrar nuestro malestar por ciertas afirmaciones e informaciones aparecidas en los medios de comunicación, donde se declara que Democracia real YA promueve la abstención o el voto nulo. Totalmente falso, ya que la plataforma se mantiene neutral en este aspecto. También recalcar que fue una convocatoria apartidista y asindical, y no apolítica, tal y como insisten otras fuentes.

Democracia real YA apoya las acampadas espontáneas convocadas para esta misma semana. Convocatorias también desprovistas de símbolos políticos o sindicales y promovidas por asistentes a las manifestaciones del domingo, pero no convocadas directamente por Democracia real YA ni por los organizadores de las manifestaciones del 15 de mayo. DRY no convoca las acciones y por tanto tampoco convoca como colectivo a los medios de comunicación para hablar de ese tema. Los propios acampados como ciudadanos independientes responderán a los medios a este respecto.

Por último, pedimos a los medios de comunicación, apelando al sentido de ética profesional periodística, que cubran las sucesivas manifestaciones de la forma más objetiva posible, así como que se dirijan a Democracia real YA para informarse de cualquier tipo de movilización impulsada por la misma. También pedimos que no incurran en omisión o manipulación de la información, ya que ha habido medios que no mencionan que hubo manifestaciones en 60 ciudades españolas, hecho que es una realidad y, por tanto, es también noticia.

Tras la convocatoria del 15 de mayo las acciones continuarán. Esta movilización ha sido el principio de una serie a largo plazo. La plataforma, horizontal, asamblearia y abierta a la participación de trabajadores/as, parados/as, estudiantes, jóvenes, jubilados/as, hipotecados/as…, seguirá trabajando en sus objetivos. Nos mueve la firme convicción de profundizar el camino que entre todos y todas hemos empezado. Creemos que es posible una sociedad más justa. Y vamos a demostrarlo.

Próximamente explicaremos cuáles serán los siguientes pasos y convocatorias.

___________________________________________________________________________________

Seguimiento:

twitter

facebook

Youtube

___________________________________________________________________________________

Nosotros los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes… queremos un cambio y un futuro digno. Estamos hartos de reformas antisociales, de que nos dejen en el paro, de que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas o se queden con nuestras viviendas, de que nos impongan leyes que limitan nuestra libertad en beneficio de los poderosos. Acusamos a los poderes políticos y económicos de nuestra precaria situación y exigimos un cambio de rumbo.

Mediante esta plataforma, queremos ayudar a coordinar una acción global y común entre todas aquellas asociaciones, grupos y movimientos ciudadanos que, a través de distintas vías, están intentando contribuir a que la actual situación cambie.

Convocamos a todos, en calidad de ciudadanos, a salir a la calle el día 15 de Mayo, a las 18 horas, bajo el lema “Democracia Real YA. No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”. Te animamos a que te unas de forma pacífica y sin símbolos políticos excluyentes para hacer que se escuche una sola voz.

Puedes enviar un mail a contacto@democraciarealya.es para adherir a la convocatoria tu grupo, asociación, blog o plataforma, o para colaborar en la difusión y organización en tu ciudad de la protesta.

Asimismo, te invitamos a que suscribas con tu firma nuestro manifiesto.

En pie de paz y de justicia social. Unid@s, podemos.

Mapa de las concentraciones.


Ver en un mapa más grande Convocatorias 15 de mayo

Para más info visita la web Democracia real ya.

Llamada a la Sser por un acampado en Sol

[EEUU] Le da marihuana a su hijo enfermo de cáncer y el resultado sorprende a los médicos

El niño de 2 años tenía un tumor cerebral en fase 4 y los médicos temían lo peor

Los médicos le detectaron un cáncer cerebral en fase cuatro al pequeño Cash Hyde de dos años. A su padre le advirtieron de que su hijo tenía muy pocas probabilidades de sobrevivir tras comprobar que el tumor presionaba el nervio óptico del niño. La quimioterapia provocó un derrame cerebral a Cash y agravó su estado dejándolo sin fuerzas. El padre, desesperado, recurrió al cannabis a espaldas de los médicos y el resultado fue sorprendente.

El pequeño estaba tan mal tras el tratamiento de quimioterapia que estuvo 40 días sin comer. Sus órganos estaban a punto de dejar de funcionar y los médicos temían lo peor.

El padre de Cash, un convencido de las propiedades medicinales de la marihuana, no lo pensó dos veces para introducir el aceite de cannabis en la vía que alimentaba a su hijo.

La recuperación de Cash fue calificada de milagrosa por los médicos del hospital pediátrico de Salt Lake, según publica ‘ ABCNews ‘.

El padre cree que la marihuana jugó un papel clave para abrir el apetito y ayudar a comer a su hijo, incluso fue más efectivo que el medicamento. «No sólo fue útil», explicó Hyde, de 27 años. «Fue un regalo del cielo.»

La doctora Linda Granowetter, especialista en Oncología pediátrica aseguró que la intervención del padre fue «fascinante», aunque un «poco molesta». La experta dijo estar de acuerdo con las propiedades medicinales de la fórmula química del cannabis, el THC,  eficaz en el tratamiento de las náuseas que acompañan a la quimioterapia, aunque no hay ensayos clínicos con niños que lo avalen.

La especialista criticó, sin embargo, que el padre suministrara la droga a escondidas del médico.

El hombre, que dejó su trabajo de vendedor de coches cuando su hijo fue diagnosticado de cáncer, explicó que después de lo que le dijeron los doctores sobre la quimioterapia, él que trató su trastorno de deficit de atención, confiaba en los efectos de la droga.

El niño recibió la dosis más alta de quimioterapia durante dos meses, su tumor se reducía, pero dejó de comer. Los médicos le colocaron una sonda nasogástrica para administrarle medicamentos contra el cáncer y alimentarlo lo que provocó muchos sufrimientos al pequeño.

«El tubo le quemaba el estómago, no podía comer». Los médicos le informaron al padre que esto era todo lo que podían hacer. Este no se rindió y cada día hervía el cannabis y lo mezclaba con aceite de oliva introduciendolo a través del tubo que alimentaba a su pequeño. Así lo hacía dos veces al día hasta que el niño comenzó a dar señales de mejoría.

«En dos semanas, le quitaron todos los medicamentos para las náuseas y comenzó a comer, se incorporó riendo,» contó el padre, quien aseguró que los médicos dijeron que la recuperación de su hijo era «un milagro».

La doctora Granowetter, entrevistada por la cadena estadounidense, no fue tan concluyente, aunque admitió que el cannabis «ciertamente puede aumentar el apetito y mejorar el estado de ánimo general, pero pensar que pueda curar el cáncer es ridículo.»

La especialista, sin embargo,  dijo que «la mayoría de los padres con hijos enfermos de cáncer  prueban terapias alternativas y que los médicos comprenden sin juzgar lo que hacen. El trabajo de nosotros es trabajar con ellos y orientarlos» .

Visto en Telecinco.

[EC] Apadrina nuestro cogollo

Hace unos días hablamos sobre la campaña de Energy Control «Apadrina nuestro cogollo«.

Se han sumado a esa iniciativa varios colaboradores y como se puede ver en la imagen hasta el momento han conseguido unos 15.000€.

Si quieres colaborar visita la web creada para el apadrinamiento.

Enlace directo a la página de Apadrínalo.

Países Bajos: Según sentencia del Tribunal Supremo los ciudadanos pueden poseer hasta cinco plantas de cannabis

El Tribunal Supremo dictaminó el pasado 26 de abril que los ciudadanos pueden cultivar hasta cinco plantas de cannabis en su casa sin que sea ilegal, sin importar lo grande que sea su rendimiento. Sin embargo, los productores tendrán que entregar las plantas a la policía de inmediato si tienen una visita oficial, dijo el tribunal.

La sentencia se refiere a diversos casos de cosecha propia que datan de 2006 y 2008. En un caso, un hombre de Roermond fue sorprendido con cinco plantas en su jardín con un rendimiento total de 2.180 gramos.

En otro, una pareja fue descubierta con cinco plantas de la que se obtuvo 6.712 gramos. El departamento de ministerio público había argumentado que el peso de la producción rompía las normas que permitían a las personas a poseer hasta cinco gramos de cannabis para consumo propio.

Visto en el boletín de la IACM.

Fuente: Dutch News del 26 de abril de 2011.

 

Cannabis en TV

Noticias y programas vistos en TV  sobre cannabis y subidos a la Videoteca de Cannabis y más.

Ver “Cannabis el vecino oculto” en La Videoteca de Cannabis y más

Ver “Enfoque La2 coloquio sobre La Marihuana” en La Videoteca de Cannabis y más

Ver “Cannabis en Navarra” en La Videoteca de Cannabis y más

Ver “Cannabis medicinal en Navarra Directo” en La Videoteca de Cannabis y más

Ver “Europa y las drogas” en La Videoteca de Cannabis y más

Ver “Vidas anónimas – Fernanda de la Figuera” en La Videoteca de Cannabis y más

Ver “Pannagh Cultivo de marihuana para socios” en La Videoteca de Cannabis y más

Ver “Martín Barriuso sobre los clubes sociales de cannabis” en La Videoteca de Cannabis y más

Continuará…

Documentales y videos sobre cannabis

Documentales sobre cannabis en la Videoteca de Cannabis y más.

Documentales

Ver «El negocio de la droga Marihuana» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Drogas y Cerebro. Cannabis» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Hemp for Victory» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Marihuana. La Medicina Olvidada» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Dentro de la Marihuana» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «La otra cara del cannabis 1/2» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «La otra cara del cannabis 2/2» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Lo que los jóvenes deberían saber sobre el cannabis 1/2» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Lo que los jóvenes deberían saber sobre el cannabis 2/2» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Grass Historia de la marihuana» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Mundo cannábico – Cannabis World» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «The Union The Business Behind Getting High» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «In pot we trust» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Waiting to inhale English» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Reefer Madness 1936» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Reefer Madness 1936 Coloreada» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «High the true tale of American Marijuana (2008)» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Super High Me» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «The hemp revolution» en La Videoteca de Cannabis y más

Clubes de cannabis. Videos de MarihuanaTV

Ver «FAC. Clubes de Consumidores de Cannabis» en La Videoteca de Cannabis y más

 

Ver «Club de consumidores Alacannabis» en La Videoteca de Cannabis y más

Conferencias/Charlas en Spannabis. Videos de MarihuanaTV

Ver «Spannabis 2010 Héctor Brotons» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Spannabis 2010 Manuel Guzmán» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Spannabis 2010 Antonio Escohotado» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Spannabis 2010 José Carlos Bouso» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Spannabis 2010 Juan Carlos Usó» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Spannabis 2010 Alejo Alberdi» en La Videoteca de Cannabis y más

Ver «Spannabis 2010 Carlos Cardenas» en La Videoteca de Cannabis y más

Vida y obra de Albert Hofmann (IV): Continúa la historia del cornezuelo

En la entrega anterior comenzamos una breve historia del cornezuelo del centeno, el hongo de donde se extraen drogas tan conocidas como la LSD y la Hydergina, creadas por Albert Hofmann. Su importancia no se limita a los trabajos del buen doctor, sino que su vínculo con el ser humano comenzó en la Antigüedad.

Dioscórides

Historia del ergot (continúa)

Grecia y Roma

Ya hemos mencionado en entregas anteriores la relación del cornezuelo del centeno con los misterios de Eleusis. Rudolf Kobert, historiador de la medicina y la farmacología de finales del siglo XIX y comienzos del XX -que también hemos citado- investigó si los griegos tuvieron contacto -médico, no religioso- con el protagonista de nuestra historia. Para no extendernos demasiado, podemos resumir diciendo que Kobert rastreó las posibles menciones al cornezuelo en los Escritos Hipocráticos (siglos -V y -IV), en el tratado de botánica de Dioscórides (siglo I) y en las obras de Galeno (siglo II).  También buceó en los escritos de autores romanos, por ejemplo Julio César (siglo -I), Lucrecio (siglo -I), Plinio el Viejo (siglo I) y Cornelio Celso (siglo I), y en todos ellos descubrió referencias a nuestro hongo. Esto significa que la medicina grecorromana lo conocía, si bien en su vertiente negativa, ya que todas las citas hablan de los problemas de salud creados por la ingestión de cereales parasitados por ergot. No obstante, se trata de argumentos probables que no pueden demostrarse fehacientemente, por lo que hay estudiosos que dudan de esta teoría. En cualquier caso, como ya mencionamos en entregas anteriores, gracias a la tesis de Hofmann, Wasson y Ruck -muy posterior a los trabajos de Kobert- sabemos al menos que el cornezuelo no era desconocido para los griegos, y hace más probable la propuesta de Kobert.

Después del esplendor de la época romana, Occidente fue cayendo en la decadencia por diversas causas. El auge del cristianismo coincide con este declive de la Historia, y es una de sus consecuencias, ya que en períodos de crisis proliferan las religiones de salvación; también es causa suya porque contribuyó a la caída del Imperio Romano. Si se nos permite una digresión filosófica que viene muy al caso, la religión es la unión del ser humano con la divinidad, más allá de uno u otro dios, todos ellos inventados por nuestra mente para nombrar lo que no podemos entender. Si existe una religión verdadera y alguna entidad divina, sin duda se trata del universo en su totalidad. Como parte que somos del conjunto de la naturaleza, nunca podremos llegar a entenderla por completo. Somos una pequeña parte del mundo, una parte consciente y auto-consciente, seres que desean y necesitan comprender lo que les rodea; pero esa comprensión se hace mediante conceptos y representaciones, esa comprensión está en nuestras cabezas, no en el mundo: es una creación nuestra, no una descripción exacta de la realidad. Parafraseando a Nietzsche, la persona viva no puede emitir juicios objetivos sobre el mundo porque es juez y parte; la muerta, aunque ya no forma parte de la vida, tampoco puede por motivos bastante obvios.

Por esta inmensidad del universo y nuestras inevitables pequeñez y subjetividad, si hay una religión verdadera debe consistir en asumir la naturaleza como lo divino, porque ella es la que nos da la vida y los recursos para subsistir. De ahí que las creencias más apegadas a la tierra, las que aceptan la diversidad del entorno y la reflejan en su carácter politeísta -como por ejemplo la de Eleusis- sean más vivas, más reales, que las que postulan un solo dios, las monoteístas. En éstas el ser divino está tan separado del mundo que los fieles sólo pueden aceptarlo por fe y sin contacto alguno con él, exceptuando las experiencias de algunos místicos, sin duda inducidas por consumo de sustancias psicoactivas u otro método de modificación de conciencia.

La ascensión del cristianismo llegó a su cumbre con el Edicto de Tesalónica (380), decretado por el emperador Teodosio. Se prohibieron los otros cultos y se clausuraron los misterios eleusinos. Si esto fuera todo, podría entenderse como una victoria político-histórica del cristianismo gracias a su siempre interesada y oportunista alianza con el poder terrenal. Sin embargo, lo que resulta más ignominioso es su copia descarada de los cultos paganos más populares, con el fin de presentarse como el legítimo sucesor de la tradición grecorromana y tener así más fuerza de persuasión. Los llamados Padres de la Iglesia, para dar contenido a una religión que comenzó siendo una simple secta judía sin base filosófica ni teológica, tomaron numerosos elementos de la tradición clásica, pero vaciándolos de contenido y dejando sólo la forma; falta de sentido que llega hasta nuestros días y pretende solucionarse con la fe ciega de los fieles. Por ejemplo, la eucaristía cristiana y su hostia elaborada con harina de trigo, que tras la transubstanciación se convierte en el cuerpo de Cristo, se inspiró en los misterios eleusinos (y en el culto al sol; de ahí su forma circular) y en su espiga. Pero, mientras que el brebaje enteogénico, gracias a sus propiedades químicas, permite contemplar lo divino de la vida y del universo, el comulgante cristiano sólo puede imaginarse la unión con su dios al comer esa insulsa galleta blanca que -afirman sus sacerdotes- simboliza su cuerpo.

Edad Media

Durante la Edad Media hay referencias seguras al cornezuelo, y todas ellas narran las intoxicaciones originadas por nuestro protagonista, que reciben el nombre genérico común de ergotismo. La primera plaga conocida tuvo lugar en París, en el año 945. Con toda probabilidad hubo muchas antes; por ejemplo, suele mencionarse una en Alemania en el año 857, pero no hay datos que lo confirmen. Las clases bajas eran las más propensas a sufrirlas porque se alimentaban casi exclusivamente del pan de peor calidad, el de color más oscuro por incluir granos parasitados con ergot.

El ergotismo tiene dos formas: la gangrenosa y la convulsiva. En la forma gangrenosa, quienes la padecen sufren náuseas y dolor en los miembros; las extremidades se ponen de color negro, se secan, parecen momificadas y llegan a romperse por las articulaciones. El dolor va acompañado de quemazón, razón por la cual la enfermedad fue denominada ignis sacer(fuego sagrado). Las epidemias estaban tan extendidas y causaban tantas muertes que en 1093 se fundó en el sur de Francia, para ayudar a los afectados, la Orden de los Hospitalarios de San Antonio. Al ser éste el patrón, la enfermedad también se llamó Fuego de San Antonio. Los monjes de esta orden fundaron casi cuatrocientos hospitales, y quienes sufrían ergotismo mejoraban porque el pan que les daban no contenía centeno. De hecho, uno de los motivos de la fama de la peregrinación a Santiago de Compostela era que los enfermos procedentes de Francia y Centroeuropa, según llegaban al sur de Francia y a España en su viaje hacia Galicia, pedían ayuda a los monjes, quienes -además de los ritos y supersticiones propias del cristianismo- les daban pan de trigo, que sustituía al pan de centeno propio de países más septentrionales. Así, al llegar a Santiago estaban curados, pero al regresar a sus lugares de origen y volver a tomar el pan de centeno contaminado, enfermaban de nuevo. Evidentemente, si algún tiempo después efectuaban una nueva peregrinación, volvían también a mejorar de su dolencia. No está de más decir que los monjes tenían conocimientos botánicos, y que, aparte del pan no contaminado, administraban ciertas hierbas curativas como parietaria, hipérico y artemisa, que ayudaban a aliviar la condición de los enfermos.

La segunda forma de ergotismo es la convulsiva, caracterizada por problemas nerviosos como convulsiones y espasmos dolorosos, acompañados en ocasiones por alucinaciones, manía o psicosis. Esta forma era más frecuente en Alemania y el este de Europa, mientras que la gangrenosa era más frecuente al oeste, posiblemente por las distintas especies de cornezuelo y, en consecuencia, por su diferente contenido en ergotoxinas. Este ergotismo parece ser la explicación de los fenómenos de histeria colectiva caracterizados por danzas, convulsiones y alucinaciones, atribuidos a la brujería, que tuvieron lugar entre el siglo XIV y el XVII, principalmente. Para expulsar los demonios del cuerpo, la gente solía rezar a San Vito, que se convirtió en el patrón de los bailarines. Un error frecuente es creer que la expresión «tiene el baile de San Vito» se refiere al ergotismo convulsivo, ya que lo correcto es utilizarlo para la corea de Sydenham, una complicación neurológica, síntoma de la fiebre reumática.

Referencias:

  1. V. Lapinskas, «A brief history of ergotism: Anthony’s fire and St. Vitus dance until today».Medicinos Teorija ir Praktika, 2007 – T. 13 (Nr. 2).
  2. Rudolf Kobert, «Zur Geschichte des Mutterkorns», 1889.
  3. George Barger, Ergot and ergotism: A monograph. London, 1931.
  4. F.J. Bove, The Story of Ergot. S. Karger, New York, 1970.
  5. Jonathan Ott: Pharmacoteon. Los libros de la liebre de marzo.

Enlace al artículo en Cannabis Magazine.

Enlaces relacionados:

Vida y obra de Albert Hofmann (I): A vueltas con el cornezuelo
Vida y obra de Albert Hofmann (II): Eleusis y la genialidad griega
Vida y obra de Albert Hofmann (III): Historia de un hongo mágico
Vida y obra de Albert Hofmann (IV): Continúa la historia del cornezuelo
Vida y obra de Albert Hofmann (V): Sacando jugo al cornezuelo
Vida y obra de Albert Hofmann (VI)