Cannabis y Cannabinoides

Lleva un tiempo en las librerías y centros especializados.

No queda nada por decir de los autores, grandes expertos en el uso del Cannabis de manera terapéutica. No dudeis en ampliar vuestra bibliografía.

Ediciones Castellarte.

Portada del libroFarmacología, toxicología y potencial terapéutico

Título original: Cannabis und Cannabinoide
Pharmakologie, Toxikologie und therapeutisches Potential
Traducción: Jesús Antonio Egea Laure

Franjo Grotenhermen,
médico, ha trabajado como internista, cirujano y generalista. Desde 1994 investiga los usos medicinales del cáñamo en el Instituto Nova. También es miembro del grupo de trabajo sobre calidad de vida de pacientes cancerosos en el Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Colonia.
Fundador y presidente de la Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento (IACM), el Dr. Grotenhermen es autor y coautor de un gran número de libros y artículos sobre el uso terapéutico, la farmacología y la toxicidad del cannabis y los cannabinoides.

Ethan Russo
es médico especialista en neurología pediátrica y de adultos del Montana Neurobehavioral Specialists. Ha dedicado su interesante vida al estudio de las plantas medicinales. Trabaja en el Departamento de Ciencias Farmacológicas de la Universidad de Washington, donde también es Catedrático en el Departamento de Medicina.
El Dr. Russo ha publicado numerosos artículos de revisiones sobre etnobotánica, medicina herbaria y cannabis, siendo un experto en el tema. También es autor del libro The Last Sorcerer: Echoes of the Rain-forest (Haworth, 2001). Es editor y creador del Journal of Cannabis Therapeutics, donde publica estudios sobre cannabinoides endógenos, vegetales y sintéticos.

Ricardo Navarrete Varo
es médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Trabaja en Atención Primaria en el Centro de Salud de San Andrés-Torcal del Servicio Andaluz de Salud, en Málaga.
Miembro de la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides y directivo de la IACM, ha publicado numerosos artículos divulgativos sobre usos terapéuticos y efectos adversos de la marihuana, y ha impartido gran número de charlas en distintas universidades españolas.

Prólogo de profesor Leslie Iversen:

En los últimos años se ha renovado el interés por las posibles aplicaciones terapéuticas del cannabis (Cannabis sativa L.), generándose entre los votantes de varios estados norteamericanos un movimiento de sólido apoyo a la reintroducción del cannabis medicinal en el sistema legal. Los sondeos de opinión pública realizados en muchos países europeos indican que existe una tendencia popular igualmente fuerte en este sentido. Las revisiones bibliográficas realizadas por expertos a ambos lados del Atlántico durante estos años han propiciado que este movimiento cuente con poderosas razones, animando a profundizar aún más en la investigación médica y científica.(1,2,3) El presente volumen es, por tanto, muy oportuno al ofrecer un análisis exhaustivo realizado por expertos en estas materias, desde la botánica de la planta del cannabis y la compleja química de los cannabinoides que contiene, hasta los posibles riesgos y efectos secundarios que implica su uso.
Las medicinas basadas en el cannabis se han utilizado durante miles de años en Asia y fueron populares durante cien años en la medicina occidental, tras su introducción a mediados del siglo XIX. Cayeron en desuso, en gran medida, a causa de las dificultades que encontraban los médicos para obtener resultados constantes, ya que las muestras de material se obtenían a partir de plantas de distinta potencia. En consecuencia, los pacientes podían recibir tratamientos a dosis ineficaces o, por el contrario, sufrir los efectos enajenadores no deseados de una sobredosis que podía durar muchas horas. Las técnicas modernas de reproducción y cultivo pueden, sin duda, resolver el problema del control de calidad en el uso del cannabis herbario como medicamento, pero sigue suponiendo un desafío el hecho de establecer una frontera real entre los beneficios pretendidos y los efectos psíquicos generalmente no deseados.
Muchos científicos sostienen que los medicamentos modernos deberían ser sustancias químicas simples en la medida de lo posible, en vez de complejas mezclas de componentes de plantas. Los defensores del cannabis en su forma vegetal sostienen que el material de la planta posee ventajas sobre el cannabinoide puro Delta9-THC, pero este argumento se complica debido al hecho de que la marihuana generalmente se fuma, mientras el THC se ingiere. Se sabe que esta última forma de administración hace que esta sustancia actúe de manera lenta e impredecible, mientras la vía inhalada es un modo muy eficaz de distribuir el medicamento rápidamente por el cuerpo, lo que permite una flexible y fácil autodosificación. Fumar, no obstante, conlleva peligros médicos. A corto plazo los efectos irritantes del humo del cannabis pueden provocar bronquitis, y a largo plazo existe un peligro mucho peor, que es el posible aumento del riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, vías respiratorias y boca. Aunque este punto de momento no se puede determinar con exactitud, en mi opinión es un riesgo potencial. Es necesario que se desarrollen urgentemente mejores métodos para la administración tanto de cannabis en su forma vegetal como de THC puro. Aunque hay quien afirma que estas sustancias ejercen efectos negativos a largo plazo sobre el embarazo, el sistema inmunológico, la fertilidad y el nivel cognitivo, el peso de las pruebas existentes sugiere que tales efectos son con diferencia menos graves de lo que se pensaba en un principio.
La pasada década ha sido escenario de decisivos avances en nuestra comprensión científica del comportamiento del THC y demás cannabinoides sobre el sistema nervioso central. El descubrimiento de que el cerebro y otros órganos contienen receptores específicos de tipo proteínico que reconocen la droga y activan una respuesta celular, es similar al descubrimiento treinta años atrás de receptores opiáceos en el cerebro a los que se acoplan la morfina y otros análogos opioides. El conocimiento de receptores cannabinoides específicos, como ocurriera con los opiáceos, provocó la búsqueda de supuestas sustancias químicas naturales que interactuaran con ellos. Esto llevó al descubrimiento de la anandamida como el primero de los cannabinoides endógenos naturales, que aunque pertenece a un grupo químico totalmente distinto al del THC, se acopla a los mismos receptores. Esto ofrece un enfoque absolutamente nuevo de la farmacología del cannabis. En lugar del objetivo inicial de estudiar una planta psicotrópica, ahora nos encontramos ante la oportunidad de estudiar un sistema de control fisiológico en el cuerpo completamente nuevo. Los experimentos con sustancias químicas sintéticas semejantes a la anandamida podrían ser una forma de mejorar las medicinas basadas en el cannabis. Los hallazgos se han producido a un ritmo tan rápido en los últimos años que tampoco sería irracional anticipar que todavía se pueden descubrir nuevos receptores cannabinoides y endocannabinoides. Esto podría llevarnos a nuevas posibilidades terapéuticas, con el posible empleo de cannabinoides que, sin acoplarse a ninguno de sus receptores conocidos, posean importantes efectos.
Estos y muchos otros temas son tratados en el presente volumen de una forma admirable. Hay que felicitar a los autores de la edición por haber creado un tratado tan bien equilibrado, escrito por expertos en sus respectivos campos. Es un libro que supondrá una valiosa fuente de información para aquellos que estén interesados en este tema, y que ayudará a poner al día el debate.
Oxford, abril de 2000

– Leslie Iversen

Referencias:
1) British Medical Association. Therapeutic uses of cannabis. Amsterdam: Harwood Academic Publishers, 1997.
2) Joy JE, Watson SJ, Benson JA, eds. Marijuana and medicine: Assessing the science base. Institute of Medicine. Washington DC: National Academy Press, 1999.
3) House of Lords Select Committee on Science and Technology. Cannabis. The scientific and medical evidence. London: The Stationery Office, 1998.

El profesor Leslie Iversen formó parte del comité científico que realizó un informe sobre el cannabis en 1998 a instancia de la Cámara de los Lores del Reino Unido.(3)

You Might Also Like

    Mostrar
    Ocultar