Confiesa George Michael que es adicto a fármacos y defiende la marihuana

George Michael y sus cigarrillos.

El cantante de pop británico George Michael confiesa que es adicto a ciertos fármacos en una entrevista con la televisión británica, en la que también asegura que el mundo sería un lugar más agradable si más gente consumiera marihuana.

Michael, que afronta un juicio por conducir bajo el efecto de las drogas, afirma en el programa de Michael Parkison, que se emitirá el sábado, que su frecuente comportamiento errático y «autodestructivo» está relacionado con la muerte de su madre hace una década.

Aunque le molesta la persecución de los medios de comunicación e incluso se plantea vivir fuera del Reino Unido, no se arrepiente de los episodios más o menos embarazosos que ha protagonizado y que se han reflejado en la prensa, como cuando fue descubierto buscando sexo homosexual en plena noche en un parque londinense.

«Créame, creo que el sexo de que disfruto bien vale el salir en los periódicos», le dice a Parkinson en la entrevista.

Hace unos días, Michael se declaró culpable ante el juez del delito de conducir bajo el efecto de los estupefacientes, tras haber sido detenido por policías que le encontraron traspuesto al volante de su coche, bloqueando el tráfico en un cruce en el norte de Londres.

Preguntado por ese incidente, el ex vocalista de Wham! explica que «tuvo que ver con fármacos con receta y una adicción a ellos, y la tendencia a usar un medicamento después de otro, por los efectos secundarios».

El artista, de 43 años, admite que su comportamiento «infantil» puede ser una manera de llamar la atención, aunque básicamente lo atribuye a las consecuencias de la muerte de su madre, Lesley, en 1997.

«Tengo una tendencia muy autodestructiva desde que murió mi madre, tengo que ser sincero», confiesa.

En la entrevista, que se emitirá en el canal ITV1, el artista, que asegura no beber apenas, defiende el consumo de marihuana, su droga preferida.

«En un intento de volver a los valores familiares, la gente quiere pretender que ciertas cosas que pasaron entre 1960 y 1985 no sucedieron, y una de esas cosas es básicamente la introducción a la cultura de la marihuana», reflexiona.

«Podríamos sentarnos aquí con médicos y policías y todos dirían que si los alcohólicos cambiaran su dependencia de la bebida por la hierba, el mundo sería un lugar más fácil para vivir», añade.

Michael, que hace un tiempo causó polémica al aparecer en un programa de televisión fumando porros, insiste en que, aunque no sea buena para todo el mundo ni en todos los momentos de la vida, no hay que «preocuparse por la marihuana», con todas las drogas que circulan en la sociedad.

La crónica de hoy

You Might Also Like

    Mostrar
    Ocultar