Consejos para comprar flores CBD

Es posible que en los últimos tiempos hayas oído hablar del CBD, una sustancia de la que cada vez hay más evidencias científicas de las muchas ventajas y beneficios que aporta al ser humano. El CBD ayuda, entre otras cosas a reducir la ansiedad, a conciliar el sueño y a inhibir el dolor.

El CBD se puede extraer y consumir de formas muy variadas, de manera que puedes comprar CBD en productos como aceites, cosméticos, líquidos para vapeadores… Sin embargo, en este texto nos vamos a centrar en las flores de CBD, pero antes de hacerlo, aclaremos si la compra y el consumo de CBD es legal en España. Pues bien, para tu información, todos los productos que no tengan una concentración de THC superior al 0,2% son legales. Esta es la razón por la que, por ejemplo, es completamente legal comprar semillas de marihuana, ya que las semillas no contienen THC.

¿Y qué es el THC? Pues se trata de una sustancia psicoactiva que desarrolla la marihuana cuando las semillas florecen y es la que produce el efecto del “colocón”. Por suerte, no es necesario llegar a ese punto para poder aprovechar las propiedades cannabidiol (CBD).

Qué son las flores de CBD

Al hablar de flores de CBD es importante distinguir entre flores de CBD y los cogollos de marihuana. Ten en cuenta que el CBD es una sustancia natural y no psicoactiva. Las flores son tratadas —de manera natural— para que la concentración de THC sea inferior al 0,2%, así que, bajo ningún concepto pueden ser consideradas como drogas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no cataloga el CBD como una sustancia que genere adicción.

Las flores de CBD provocan un efecto relajante, ideal para aquellas personas que están sometidas al estrés y al ritmo vertiginoso del día a día. Es una forma natural de encontrar la pausa, de reivindicar el ritmo original de la vida, de huir de las carreras, los gritos. También son de gran ayuda a la hora de dejar de fumar. Por si fuera poco, cuentan con el atractivo para los consumidores de tener diferentes sabores y texturas, por lo que el mundo de las flores de CBD merece la pena ser explorado.

Y ahora sí, vamos a ver cuáles son los factores que debes tener en cuenta a la hora de comprar flores de CBD:

  • Proveedor de garantías: realiza tus compras en tiendas especializadas. No te la juegues. Tienes a tu disposición todo un muestrario de comercios que venden productos de gran calidad y que cuentan con una amplia gama de productos. Una buena manera de localizar un proveedor de garantías es analizando si tienen un servicio de atención al cliente óptimo y si aportan facilidades de pago.
  • El olor, el punto clave: una flor de CBD gran calidad se distingue por tener un olor profundo e intenso que permanece. La prueba definitiva es que la flor debe oler igual cuando abras la bolsa que la contiene que cuando la aplastes. Si al hacerlo los olores no coinciden, malas noticias. Hay muchos cultivadores que le añaden potenciadores para intensificar el olor, pero estos potenciadores son superficiales. Así que, aplastar la flor es como hacerle la prueba del algodón, y ya sabes que el algodón no engaña.
  • Apariencia: en primer lugar, huye de las flores de colores amarillentos y marrones. Eso significa que la flor está prácticamente marchita y que su calidad no es buena. En segundo lugar, busca que abunden los tricomas, que es una capa blancecina que debe recubrir a la flor, como si una capa de nieve estuviese cuajando sobre ella. Los tricomas son diminutos, pero se pueden llegar a apreciar de una manera muy sencilla. Para ello necesitarás tu móvil. Abre la aplicación de la cámara de fotos y hazle una fotografía a la flor utilizando el zoom o la opción macro. Al observar la foto podrás ver los tricomas, esos vellos de color blanco.
  • Textura: por último, una buena forma de examinar la calidad de la flor es comprobar su textura. Coge un cogollo y aplástalo con los dedos. Al hacerlo deberías notar que está crujiente. La otra característica que debes percibir es que la flor se vuelve pegajosa, una buena señal, ya que indica que contiene una buena cantidad de resina en su interior. No debes confundir la pegajosidad con la humedad. Si este es el caso, la flor no habrá sido recogida en su punto óptimo y puede llegar a generar moho, lo que arruinaría el producto. La parte positiva es que el moho es bien visible a los ojos, así que es fácil de detectar.

Ahora que ya sabe cómo escoger la flor idónea, solo falta que empieces a experimentar con el mundo de las flores de CBD y que disfrutes de todos sus beneficios y de las sensaciones que pueden brindarte.