J. C. Bouso hablando sobre estudios de MDMA

Desterrado en los años 80 de las consultas médicas, el «éxtasis» podría abandonar el lado oscuro de la ilegalidad para volver como un remedio terapéutico más y combatir graves desórdenes psiquiátricos. Varios ensayos clínicos en Estados Unidos, Suiza e Israel están probando el efecto de esta droga ilegal en el síndrome de estrés postraumático, cuadros de ansiedad severa en enfermos con cáncer terminal, incluso en migrañas que no responden a otros tratamientos. En Canadá también se prueba otra droga con efectos psicodélicos, la ibogaína, para ayudar a los toxicómanos a superar su adicción.

Los resultados iniciales de estos ensayos clínicos son muy prometedores. Tanto que la industria farmacéutica empieza a ver el MDMA (nombre científico del éxtasis) como un posible superventas, Al menos en Estados Unidos, donde el síndrome de estrés postraumático es una constante en los veteranos del ejército estadounidense. El mes pasado, la Academia de las Ciencias Americana recordaba en un informe la ausencia de tratamientos eficaces para combatir este desorden psiquiátrico y la necesidad urgente de que regresen a casa soldados destinados en Irak con riesgo de padecerlo.

You Might Also Like

    Mostrar
    Ocultar