La Universidad Rey Juan Carlos investiga sobre los cannabinoides como tratamiento del dolor crónico

El proyecto incluye el desarrollo de nuevos fármacos para evitar los efectos tóxicos de los antitumorales

Profundizar en el estudio de los cannabinoides como alternativa a tratamientos farmacológicos para los dolores crónicos tales como las neuropatías periféricas (de extremidades) y como prevención de los efectos tóxicos a nivel gastrointestinal y cardiovascular inducidos por la quimioterapia. íÉse es el objetivo de la investigación «Los cannabinoides: una alternativa a la hiperalgesia, cardiotoxicidad y alteraciones gastrointestinales inducidas por antineoplásicos», un proyecto del Área de Farmacología de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Rey Juan Carlos financiado por el Ministerio de Educación con 200 000 €.

El proyecto, que dirige la profesora Isabel Martín Fontelles y que finalizará en 2009, además de estudiar la eficacia de los fármacos cannabinoides ya existentes en el mercado se propone estudiar, en coordinación con el grupo de síntesis química del CSIC, dirigido por la Dra. Pilar Goya, la posible utilidad farmacológica de nuevos derivados sintetizados por este grupo. De obtenerse moléculas farmacológicamente activas, éstas podrían estudiarse como agentes útiles en diversas patologías donde se ha demostrado utilidad de estos fármacos, como en la esclerosis múltiple, como antieméticos (para evitar el vómito), o fármacos anorexígenos (para perder peso), o como analgésicos.

Para ello se abordará el estudio, siempre en modelos animales, desde distintos puntos de vista. En primer lugar se está investigando los efectos de los cannabinoides sobre el dolor neuropático (originado por alteraciones en el funcionamiento de los nervios). En este sentido, se analizará la mejora de la respuesta en modelos animales de dolor crónico, así como los cambios que se producen en las neuronas que transmiten señales dolorosas en respuesta al tratamiento con cannabinoides.
Igualmente, el grupo está investigando sobre la toxicidad gastrointestinal y la neurodegeneración, así como sobre como la toxicidad cardiovascular inducida por medicamentos antitumorales, sus consecuencias funcionales y su posible prevención por cannabinoides. Para el estudio de las dos primeras se utilizarán técnicas inmunohistoquímicas (de marcaje neuronal) y registros electrofisiológicos neuronales. Para el estudio de la tercera, se valorará la función cardiaca, la presión arterial y la función vascular de arterias de conductancia (de gran calibre, regulan la cantidad de sangre que se transporta por el organismo) y de resistencia (de pequeño calibre, determinan la cantidad de sangre que llega a los tejidos).

Vía: Universidad Rey Juan Carlos

You Might Also Like

    Mostrar
    Ocultar