Las Cortes instan a las administraciones a utilizar la Red en la lucha contra las drogas

El consumo ya no está ligado a la marginalidad, sino que está vinculado al ocio y al tiempo libre de los jóvenes y los consumidores

El Pleno del Senado aprobó hoy por unanimidad el informe de la ponencia para el estudio de los efectos nocivos de las drogas en la salud de los jóvenes y, muy especialmente, de sustancias como el cannabis, la cocaína y las drogas de diseño, constituida en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para el Estudio del Problema de las Drogas.

 

La senadora socialista Cristina Maestre explicó que una de las conclusiones más significativas del informe es la necesidad de transmitir a los jóvenes «una información clara y veraz sobre el riesgo del consumo de drogas y alejada de moralinas o falsos e innecesarios alarmismos».

Maestre precisó que «no todos los jóvenes consumen drogas», sino que se trata de una minoría, si bien reconoció que «éstos empiezan a edades cada vez más tempranas», lo que «favorece la aparición más rápida de problemas sociales, laborales y sanitarios».

 

Entre otras conclusiones, señaló que se ha producido un cambio «muy significativo» en las tendencias y los perfiles de los consumidores, que, ahora, son personas integradas en la sociedad.

«El consumo ya no está ligado a la marginalidad, sino que está vinculado al ocio y al tiempo libre de los jóvenes y los consumidores», precisó.

 

Destacó además el importante descenso en la percepción del riesgo, la mayor accesibilidad al consumo de drogas y la «banalización» del consumo de algunas sustancias como el cannabis debido a que desde diferentes ámbitos se ha intentado dar una imagen terapéutica de esta sustancia.

 

Otra de las recomendaciones hace hincapié en la prevención, la formación y la información del consumo de las drogas a través de la familia, la escuela, la sociedad y los medios de comunicación social.

En la ponencia, también se pide al Gobierno y, en concreto, al Ministerio del Interior que continúe y refuerce los planes operativos en los entornos educativos y centros de ocio contra el tráfico minorista y el consumo público de drogas ilegales.

La senadora del PP María Teresa Cobaleda expresó su deseo de que este informe contribuya a ofrecer «nuestro grano de arena frente al grave problema de las drogas en España» y expresó su deseo de que el Ministerio de Sanidad y el Plan Nacional contra las Drogas asuman «con urgencia» todas sus recomendaciones y conclusiones para empezar a combatir este problema «con el máximo rigor».

Rosa Aleixandre, de CiU, expresó su satisfacción por el trabajo desarrollado por la ponencia, al tiempo que agradeció la colaboración de todos los grupos parlamentarios y la comparecencia de los veintiún expertos de diversas disciplinas, con más de 35 horas de informes.

Inmaculada Loroño, del Grupo de los Senadores Nacionalistas Vascos, señaló la necesidad de atender a las recomendaciones para evitar consecuencias no deseables para las generaciones futuras, ante el incremento del consumo de cannabis y cocaína en España.

Joan Sabaté, de Entesa Catalana de Progrés, señaló la importancia de la difusión de las conclusiones de la ponencia para favorecer la concienciación social sobre el consumo de drogas y conseguir «no bajar la guardia ante el consumo de sustancias como el cannabis».

 

 

Vía: Canarias7