Las Diez Razones Principales por las que el Cannabis debería ser legal

Video grabado en Spannabis 2010 en el que Carlos M. Cárdenas habla  sobre el Porqué legalizar el cannabis en España.

Visto en NORML España.

Norml cannabis vs alcoholPublicamos una traducción de The Top 10 Reasons Marijuana should be legal, originalmente publicado por Alter Net en 2007 y que se ha convertido en el artículo sobre la legalización del Cannabis más leído en internet. Salvando las distancias, hemos querido reflejar una situación internacional muy similar entre los usuarios del mundo y unos argumentos que cruzan fronteras.

1. Los usuarios de cannabis (también marihuana, cáñamo) están decididos a hacer frente a la injusticia de la “libertad condicional” a la que están sometidos y lograr la legalización del cannabis, sin importar el tiempo o los medios necesarios para lograrlo. A pesar de la amenaza de ser arrestados y de la variedad de penas y sanciones para los usuarios, estos han mantenido su apoyo a la legalización. Se niegan a renunciar a su larga búsqueda de la justicia, porque creen en los valores fundamentales de la sociedad. La prohibición ha fracasado en silenciar a los usuarios de cannabis a pesar de los intentos realizados durante las últimas generaciones. El asunto de la legalización del cannabis es un problema permanente que, como el cannabis mismo, simplemente no desaparecerá. El cannabis se legalizará ya que los usuarios seguirán luchando hasta que lo consigan.

2. El uso de cannabis o marihuana tiene puntos positivos, tales como su valor médico y el uso como droga recreativa con efectos secundarios relativamente leves. Muchas personas consumen cannabis porque han tomado una decisión informada de que es bueno para ellos, especialmente aquellos que sufren determinadas dolencias o enfermedades crónicas. El cannabis proporciona alivio del dolor, náuseas, espasmos y otros síntomas a muchos pacientes que no encuentran alivio en medicamentos convencionales. Muchos adultos, para relajarse de forma leve y moderada, prefieren el cannabis al alcohol como uso recreativo. Los usuarios consumen cannabis porque así lo eligen, y una de las razones de esta decisión es la observación personal de que la sustancia tiene un riesgo de dependencia relativamente bajo y los efectos secundarios son fáciles de controlar. La mayoría de los usuarios de cannabis desarrollan tolerancia a muchos de los efectos secundarios, y los que no, optan por dejar de usarla. El uso de marihuana es el resultado del consentimiento informado en el cual los individuos han decidido que los beneficios del uso superan a los riesgos, sobre todo porque, para la mayoría de los usuarios, el mayor riesgo de consumir marihuana es el riesgo relativamente bajo de la detención.

3. El cannabis actualmente supone un elevado coste para el sistema judicial y se debería gravar para apoyar los programas beneficiosos del gobierno. La policía tiene cometidos más importantes que detener a personas por posesión o cultivo personal de marihuana, especialmente teniendo en cuenta los costes adicionales de la justicia para el cierre de cada uno de estos casos. Los arrestos por cannabis hacen que la justicia sea más cara y menos eficiente, ocupando cárceles y colapsando recursos de la policía, abogados, jueces y funcionarios, en vez de centrarse en asuntos como la delincuencia violenta, el abuso sexual de niños, y el terrorismo. Además, la tributación de la marihuana puede proporcionar una  generosa y necesaria financiación para la justicia y los programas sociales.

4. La marihuana no es una droga letal y es más segura que el alcohol. Que la marihuana no es tóxica para los seres humanos es un hecho científico; las sobredosis de marihuana son casi imposibles, y  no es tan adictiva como el alcohol o el tabaco y la mayoría de las drogas. Es injusto que los consumidores de marihuana sufran con más dureza el peso de la Ley que los consumidores de alcohol o tabaco.

5. La prohibición se basa en la mentira y la desinformación. La justificación para la ilegalidad de la marihuana requiere que cada vez se distorsione más la información y se utilice de forma selectiva el registro científico, causando deterioros en la credibilidad de los docentes, agentes del orden, y los científicos de todo el país. Los peligros del consumo de marihuana se han exagerado durante casi un siglo y la realidad de la ciencia moderna no es compatible con las predicciones alarmistas del pasado y del presente. Muchos de los posibles peligros de la marihuana se basan en viejos prejuicios del siglo XX, que se originaron en un momento en que la ciencia no estaba segura de qué efectos provocaba. Dado que el sistema receptor de cannabinoides no se descubrió hasta finales de 1980, las histéricas preocupaciones sobre la peligrosidad de la marihuana no han sido confirmadas con descubrimientos modernos. Todo el mundo está de acuerdo en que el cannabis, o cualquier otro uso de drogas como el alcohol o el consumo de tabaco, no son aptos para los niños y jóvenes. Así mismo, los adultos han demostrado a lo largo de las últimas décadas que la marihuana se puede utilizar moderadamente sin consecuencias perjudiciales para el individuo o la sociedad.

6. La legalización del cannabis ayudaría al desarrollo del cáñamo como un muy ventajoso y variado cultivo agrícola, incluso a su desarrollo como un nuevo bio-combustible para reducir las emisiones de carbono. Canadá y algunos países europeos han logrado que el cultivo del cáñamo sea legal sin legalizar la marihuana. Sin embargo el rechazo a la legalización de la marihuana en Estados Unidos sigue siendo el mayor obstáculo para el desarrollo del cáñamo industrial como uno de los productos agrícolas básicos de gran valor. Ya que la política energética de EEUU promueve y apoya el desarrollo de biocombustibles como alternativa a la dependencia del petróleo, y como una manera de reducir las emisiones de carbono, es importante fomentar el uso del cáñamo industrial como fuente de combustible – especialmente teniendo en cuenta que el uso de los tallos de cáñamo no aumentará la demanda ni los precios de de alimentos, tales como el maíz. La legalización del cannabis simplificaría la carga administrativa sobre futuros cultivos de cáñamo.

7. La legalización de la marihuana reduciría el flujo de dinero de la economía hacia los carteles de narcotráfico internacionales. La ilegalidad del cannabis hace que el cultivo en el extranjero y su contrabando sea muy rentable, enviando miles de millones de euros al exterior, en una economía sumergida, desviando fondos que pudieran utilizarse para desarrollos económicos productivos.

8. Un mercado que regule la marihuana legal, podría reducir la venta y consumo de marihuana entre los adolescentes, así como reducir su exposición a otras drogas en el mercado ilegal. La ilegalidad de la marihuana hace que sea más valiosa que siendo legal, y ofrece oportunidades para que los adolescentes hagan dinero fácil vendiendo a sus amigos. Si las grandes ganancias por las ventas de marihuana se eliminan a través de la legalización, será un atractivo menos para que los adolescentes se dediquen a la venta. El consumo de alcohol y tabaco por los adolescentes continúa siendo un grave problema de salud pública, a pesar de que estas drogas sí son legales para el consumo de adultos. La disponibilidad de estas drogas legales no incentiva a los jóvenes a sacar un beneficio económico con la venta de estas.

9. Los arrestos por posesión de marihuana afectan desproporcionadamente a ciertos sectores sociales, reforzando la percepción de que la aplicación de la ley es parcial y arbitraria contra las minorías. En EEUU, la población afro-americana es  aproximadamente del 13% , sin embargo, los negros representan el 26% de todos los arrestos por tenencia de marihuana. Estudios recientes han demostrado que la mayoría de las detenciones por tenencia de marihuana en Nueva York son de negros e hispanos, principalmente por fumar marihuana en público. Los esfuerzos legales han fracasado la hora de demostrar que la ley se aplica justamente sin distinción de raza, sin embargo con demasiada frecuencia las minorías son arrestados por consumo de marihuana mientras que el blanco estadounidense no hispano tiene menos riesgo de ser detenido.

10. La prohibición ha fracasado en su intento de controlar la producción y el uso doméstico de la marihuana. El gobierno ha tratado de utilizar las sanciones penales como prevención del consumo de marihuana desde hace décadas y, sin embargo el cannabis es consumida por más de 25 millones de personas cada año en la actualidad (5 millones en España según datos oficiales), el cannabis es actualmente el cultivo que más dinero aporta en los Estados Unidos, y la marihuana se cultiva en todo el planeta. La afirmación de que la prohibición de la marihuana es una política de éxito es ridícula y no se basa en hechos, por lo que la idea de que la marihuana pronto será eliminada de América y el resto del mundo es una fantasía ridícula.

Por Leyes Justas para Todos

You Might Also Like

    Mostrar
    Ocultar