¿Qué es el CBD y cuál es la diferencia con el cannabis con THC?

El cultivo y consumo propio de cannabis está permitido en España, de acuerdo con unas cantidades máximas y un uso responsable de una sustancia cuya calidad y variedades han ido aumentando con el paso de los años. El CBD es un ejemplo de la amplia propuesta de cannabinoides a los que tiene acceso el público. 

Hemp

El CBD se diferencia del THC, la forma tradicional y más generalizada de consumo de la marihuana en diferentes aspectos relacionados principalmente con los efectos causados con el consumidor. Llamado Cannabidiol, se trata de uno de los componentes en las plantas de cáñamo, que son más altas y producen únicamente esta sustancia, y un aliado desde el punto de vista médico. También surge del cannabis, aunque aquí choca con otros nutrientes que le aportan una mayor potencia. Su cultivo, distribución y consumo abierto, sin limitaciones más allá de la prescripción médica, es legal en algunos países como lo puedes ver en esa guía que explica las diferentes restricciones por país. Es un producto natural que nace directamente de la planta y cuyos efectos positivos han sido científicamente demostrados. No hay que olvidar que el cáñamo se ha utilizado tradicionalmente para extraer productos que se utilizan en sectores industriales como la construcción y el textil, así como en el alimentario mediante la extracción de semillas. Es una visión diferente del consumo de marihuana que ha generado un cambio de tendencia entre los consumidores, más preocupados ahora porque sus plantas sean ricas en este componente por delante de otros. 

El CBD es también uno de los productos que ha sido objeto de estudio en numerosas ocasiones, en el mundo de la marihuana. La gran diferencia con el THC es que no tiene efectos psicoactivos en el ser humano, es decir, que no afecta a las capacidades cerebrales. Coloquialmente hablando, no es un cannabis para colocarse. En cambio, sí que tiene muy buenas propiedades terapéuticas y por ello un creciente número de Gobierno lo han legalizado. De hecho, esta sustancia ha sido determinante para cambiar la corriente de pensamiento negativo que ha existido sobre la marihuana y cada vez más ciudadanos ven en esta planta un aliado para combatir problemas y mejorar el bienestar de muchas personas. El CBD, además, tiene una gran incidencia sobre los problemas de epilepsias y se presenta como un relajante que puede reducir los niveles cuando se produce un ataque de estas características. Se puede considerar como un medicamento anticonvulsivante. 

El THC, denominado técnicamente 9 Delta-Tetrahidrocannabinol, tiene consecuencias más potentes sobre el cuerpo y aquí radica la principal diferencia con respecto al CBD. Suele asociarse al consumo lúdico del cannabis y por ello es una sustancia prohibida en muchos países. Su mayor incidencia tiene un aspecto positivo y es que cuenta con propiedades narcóticas de tal potencia que resultan de gran efectividad para calmar el dolor. Se utiliza con pacientes crónicos que necesitan de sustancias de este tipo para poder llevar una vida digna. Incluso se recomienda a personas que se están sometiendo a un tratamiento de quimioterapia.

You Might Also Like

    Mostrar
    Ocultar