Los jueces holandeses no castigan al ideólogo y cultivador de cannabis – Cannabis news Network

Visto en el blog de SensiSeeds.

El jueves 29 de octubre, el famoso cultivador de cannabis holandés Doede de Jong fue declarado culpable de cultivar cannabis, aunque ¡sin recibir ninguna sanción! Un momento verdaderamente histórico para las comunidades del cannabis holandesas e internacionales, sobre el que Cannabis News Network ha realizado un reportaje.

Doede de Jong es un famoso cultivador de cannabis que lucha por el suministro legal de cannabis de gran calidad a los coffeeshops. Aunque la práctica de la venta de cannabis a los coffeeshops holandeses se tolera en ciertas circunstancias, la forma en que compran sus productos sigue siendo ilegal, por lo que se han visto obligados a realizar sus actividades dentro de un área gris. A menudo, esto significa que los coffeeshops tienen que comprar cannabis a cultivadores delincuentes que se inclinan por la cantidad y no por la calidad.

Dado que el gobierno no cambia su política relativa al cannabis, mantienen un sistema que fomenta la delincuencia, además de la circulación de marihuana de muy mala calidad que representa una amenaza para la salud pública.

Para respaldar su postura, De Jong cultivaba cannabis en un invernadero, utilizando sólo los recursos naturales, y nutrición y pesticidas biológicos. Vendía su marihuana de gran calidad a un coffeeshop al que se permite vender cannabis.

Después de haber sido condenado en 2014, De Jong llevó su caso ante el Tribunal Supremo. El Tribunal ha reconocido sus motivos y se ha pronunciado en esta sentencia histórica.

Holanda equipara el cannabis fuerte a las drogas duras

El consumo de hachís seguirá siendo legal mientras la concentración de tetrahidrocannabiol no supere el 15%.- La sustancia es muy adictiva y depresora del sistema nervioso central.

El Gobierno holandés ha decidido equiparar el cannabis muy fuerte a las drogas duras. Aunque el consumo de hachís es legal hasta 5 gramos por persona, la policía podrá requisar las partidas con una concentración de tetrahidrocannabiol (THC) superior al 15%. Dicha sustancia es el ingrediente activo del cannabis. También es muy adictiva y depresora del sistema nervioso central. Como en concentraciones altas puede crear problemas psíquicos, las autoridades la consideran peligrosa para la salud.

La decisión gubernamental ha sido tomada después de que un equipo de expertos recomendara el cambio en la Ley del Opio, reguladora del consumo de drogas en Holanda. En virtud de la misma, puede consumirse hachís en los «coffeeschops». El problema es que los dueños de estos locales ofrecen cada vez más droga cuya concentración de THC llega al 18%. Dado que el 75% de la marihuana vendida en Holanda es de cultivo propio, a partir de ahora será analizada para averiguar su concentración.

Los dueños de los «coffeeshops» han protestado alegando que no pueden controlar el producto que venden. «Estamos a favor de los controles de calidad, pero siempre que podamos participar», ha dicho la Asociación Nacional de estos establecimientos. La medida también ha reavivado el debate sobre la paradoja de una ley que penaliza la producción de cannabis, aunque permite su consumo.

En un intento de reducir el turismo de la droga, el Gobierno está intentado convertir a su vez los «coffeeshops» en clubes de socios con carné. Pero solo para holandeses residentes en el país.

Visto en El País.

Países Bajos: Según sentencia del Tribunal Supremo los ciudadanos pueden poseer hasta cinco plantas de cannabis

El Tribunal Supremo dictaminó el pasado 26 de abril que los ciudadanos pueden cultivar hasta cinco plantas de cannabis en su casa sin que sea ilegal, sin importar lo grande que sea su rendimiento. Sin embargo, los productores tendrán que entregar las plantas a la policía de inmediato si tienen una visita oficial, dijo el tribunal.

La sentencia se refiere a diversos casos de cosecha propia que datan de 2006 y 2008. En un caso, un hombre de Roermond fue sorprendido con cinco plantas en su jardín con un rendimiento total de 2.180 gramos.

En otro, una pareja fue descubierta con cinco plantas de la que se obtuvo 6.712 gramos. El departamento de ministerio público había argumentado que el peso de la producción rompía las normas que permitían a las personas a poseer hasta cinco gramos de cannabis para consumo propio.

Visto en el boletín de la IACM.

Fuente: Dutch News del 26 de abril de 2011.

 

Los europeos no holandeses ¿discriminados en Maastricht?

Hoy me hago eco de una curiosidad. Los europeos no holandeses que visiten Maastricht no podrán acceder a los coffee shops. Quiero invitarles a reflexionar sobre una historia relacionada con un conflicto legal por el consumo de cannabis en los coffee shops holandeses, en concreto en la ciudad de Maastricht (qué paradoja que sea en la ciudad que dio nombre al Tratado que consagraba el nacimiento de la Unión Europea). Miren en este link y lean con detenimiento qué interesante caso de interpretación jurídica, que, a mi parecer, atenta contra la no discriminación por razón de nacionalidad en el interior de la Unión Europea.

No aportaré demasiados elementos de mi cosecha. Resumiré la historia y daré mi punto de vista. En el mismo texto encontrarán la jurisprudencia pertinente. Este es el caso. En Holanda existe una gran tolerancia en relación con el consumo de cannabis, y se permite su comercialización en establecimientos al efecto, conocidos como coffee shops. El Ayuntamiento de Maastricht detectó que se producía una afluencia excesiva de extranjeros, lo que alteraba el normal funcionamiento de la ciudad. Concretamente, según la información facilitada por el propio alcalde en la vista del juicio, los 14 coffee shops que existen en la ciudad atraen a una media de 10.000 visitantes diarios, de los que el 70% no son residentes en Holanda. Este dato justifica la interposición de la denuncia, alegando que el «turismo narcótico» perjudica a Maastricht.

De hecho, el caso llegó a juicio porque el ayuntamiento prohibió a los dueños de los establecimientos la entrada de no residentes en Holanda. Acto seguido, el dueño de un local decidió interponer demanda, acogiéndose a la legislación de la UE, que exige igualdad de trato a todos los ciudadanos europeos. No crean que no existen leyes europeas que regulan el cannabis. Como verán en el mismo artículo, se hace referencia a la ley de la UE que establece que los narcóticos sólo se pueden comercializar para usos científicos o médicos y por tanto no circulan a través de los canales normales del mercado libre. Por ello, asegura el Tribunal, el dueño del local no puede defender la admisión de clientes no holandeses sobre el principio de la libertad de circulación de mercancías. El Tribunal entiende que el cannabis no es mercancía en ese sentido. Sin embargo, el demandante va más allá y argumenta que en su local se venden bebidas no alcohólicas y alimentos, y, así ,al prohibir el acceso al mismo de los no residentes, se les está discriminando y privando del acceso a esos bienes. Para el Tribunal, en ese caso particular el bien en sí es secundario, y de lo que se trata es del servicio que se ofrece.

Justamente esto parece una ironía, pero es una evidente muestra de la falta de desarrollo del mercado interior de servicios (existe sobre el papel, pero no en la práctica… un día hablaré sobre la nueva Directiva de Servicios y cómo la Comisión está literalmente persiguiendo a los Estados miembros para que la cumplan).

Según el Tratado de Lisboa (art. 18), se prohíbe toda discriminación en virtud de la nacionalidad. Sin embargo, el Tribunal considera que este precepto no sería aplicable en este caso, pues se aplica sólo a situaciones específicamente gobernadas por la legislación europea. El mismo Tratado de Lisboa (art. 21) establece el derecho de todos los ciudadanos de la UE a moverse y residir libremente en el territorio de todos los Estados miembros. De este mismo artículo, así como de las normas que rigen el mercado interior, debemos inferir que existe la libertad de prestación de servicios, ¿no creen? Me remito a la ironía anterior. No se están cumpliendo los mandatos de los tratados en el mercado de los servicios.

¿Les parece aceptable que un Tribunal dictamine que un ciudadano comunitario no tiene derecho a entrar en un local emplazado en territorio comunitario?

Por increíble que parezca, el Tribunal del caso considera que la norma discriminatoria está justificada, ya que la medida impuesta por el Ayuntamiento tiene por fin acabar con un contexto de alteración pública, debida al elevado número de turistas. Y va más allá al afirmar que luchar contra el turismo “narcótico” es de interés “legítimo” y justifica la restricción de las obligaciones impuestas por la ley europea. El Tribunal considera que la prohibición a los extranjeros acabará por solucionar el problema “público” que genera la afluencia masiva de no residentes. Por lo demás, considera que su sentencia no es discriminatoria, puesto que los no residentes sí pueden acudir libremente a los otros locales de bebidas o comidas existentes en Maastricht.

El argumento de fondo es que en la Unión Europea no se pueden comercializar libremente los narcóticos (incluido el cannabis), por lo que el ciudadano no tiene “derecho” a acceder a su consumo como si se tratara de un producto o servicio normal, o sujeto a los cauces de comercialización habituales. Por ello, si el cannabis se tolera en Holanda, no se deriva de ello que éste deba tolerarse en el resto de los Estados miembros. Si bien en ese punto podemos estar de acuerdo, también parece dudoso que la sentencia se ajuste a los principios generales de los tratados de la Unión, máxime entendiendo que la Unión Europea se sustenta en gran medida sobre el buen funcionamiento del mercado interior, cuyos preceptos garantizan la libertad de circulación de bienes, personas, capitales y servicios, ¿no creen que las cuatro libertades deberían prevalecer? Y en caso de que el cannabis no deba ser un producto accesible a todos los ciudadanos, ¿no sería más razonable prohibir también su comercialización en Holanda? Sea como fuere, esta situación atenta claramente contra la igualdad de mercado y la libertad de circulación y servicios. Ciertamente es un caso anecdótico, pero puede ser un precedente no deseable.

Visto en Eva en Europa.

Referendo en California es una oportunidad: Rafael Pardo

Jefe del Partido Liberal menciona aspectos positivos de la evetual legalización de la marihuana.

La proposición que se someterá a votación en California el próximo martes, más que una amenaza es una oportunidad para nosotros. Posiblemente sea votada de forma negativa por los habitantes de ese estado de los Estados Unidos, tal como indican las encuestas. Pero si fuera aprobado o aun si es negado, sirve para poner un escalón más en un nuevo debate contra las drogas ilícitas.

Si se aprueba pocas cosas cambiarían en la realidad. La marihuana no es una droga que sea parte del gran flujo mundial del narcotráfico. De hecho Estados Unidos es el mayor productor mundial de esta hierba, se autoabastece, y California es el mayor productor. Solo marginalmente ingresa hierba de fuera de Estados Unidos. Por tanto, su eventual legalización en este estado poco afectaría el narcotráfico internacional.

Tampoco es la primera legalización de consumo. Holanda y Portugal tienen descriminalizadas las drogas llamadas suaves (marihuana y hachís) y 15 estados de Estados Unidos tienen formas de descriminalización de marihuana. Muchas ciudades europeas tienen en realidad descriminalizaciones de facto y poco sancionan a los consumidores.

Un nuevo pensamiento
El paradigma dominante desde hace cien años es que ciertas sustancias que alteran el estado mental de quienes las consumen, no son deseables para la sociedad y que por tanto su uso, tráfico, producción y posesión deben ser evitados, minimizados o eliminados. Para ello las normas deben proscribir estos comportamientos y determinar sanciones disuasivas para quienes quebranten estas prohibiciones. Este paradigma ha sido elevado a la categoría de normas internacionales a través de tratados, convenciones y acuerdos.

Régimen contras drogas
El centenario de la instauración del régimen internacional de prohibición de drogas es un momento oportuno para reflexionar sobre la eficacia de este régimen. Entre sus anomalías, se pueden nombrar las siguientes:

1. La clasificación de drogas prohibidas incluye sustancias que tienen usos no sicoactivos y no incluye otras que sí los tienen.

2. Enfatiza en la prohibición de sustancias de origen vegetal y descuida aquellas de fabricación química.

3. Criminaliza o ignora usos tradicionales o religiosos, que son regulados por mecanismos tradicionales en estas sociedades.

4. Criminaliza los usos médicos y terapéuticos de sustancias prohibidas.

5. La política policial internacional de perseguir los jefes de los grupos de traficantes, extraditarlos y aplicarles máximas penas no ha destruido las multinacionales del crimen organizado dedicadas al narcotráfico. Un capo preso, extraditado o muerto es reemplazado en poco tiempo por otro más poderoso y peligroso que el anterior.

6. La militarización como fórmula para combatir las mafias y a la producción ha sido ineficaz. Afganistán es punto culminante del fracaso de esta idea.

7. El Plan Colombia está lejos de ser modelo de éxito. A pesar de más de cinco billones de dólares destinados por EE. UU. a reducir la oferta en Colombia, esta continúa igual.

8. La amenaza de la extradición y las penas extremas de prisión no han disuadido a otros delincuentes a seguir el camino de los extraditados y condenados.

9. La política de negociación de penas para desvertebrar organizaciones criminales tampoco ha desmontado la capacidad de generar nuevas mafias.

La lógica de reducción de áreas de cultivo es simple: si se afecta la oferta se encarece la materia prima básica, sea cocaína o heroína, y esto eleva los precios del producto, lo que disuade a consumidores ocasionales a adquirir la sustancia.

Hay dos supuestos en esta lógica. Uno que la demanda tiene cierto grado de elasticidad lo que provocaría que un aumento en el precio reduciría la cantidad demandada, lo que no es consistente con la demanda de substancias que crean adicción, pues esta se muestra más bien inelástica. Y dos, se supone multiplicativo, como reza la literatura. sobre producción oligopolista.

La demostración final de la escasa o nula efectividad de la militarización como receta para controlar las drogas ilícitas es la experiencia de Afganistán, país ocupado con más de setenta mil efectivos de fuerzas de la OTÁN. Antes de esta ocupación, en 2001, la heroína producida fue 74 toneladas. En 2006, en el quinto año de ocupación de EE. UU., la producción fue de 6.100 toneladas. Y en 2008 produjo el 87 por ciento de la heroína del mundo.

Tres propuestas
Un nuevo pensamiento sobre cómo tratar las drogas debe construirse desde dos ideas básicas.

Una es que el consumo de drogas psicoactivas no es deseable para el individuo, ni para su familia, ni para la sociedad. La adicción y el consumo no son deseables, no por razones morales, sino de salud pública y médicas. La otra: las drogas son adictivas y su disponibilidad en un ambiente social, su consumo recreacional, así sea ocasional, en especial por parte de jóvenes, puede llevar a la adicción.

Atacar la base
La primera propuesta sería poner en práctica una efectiva política de sustitución de cultivo promoviendo desarrollo alternativo, aislada de la política general de desarrollo rural. Subsidiar a los agricultores que cultivan amapola o cocaína, para incentivar el abandono del cultivo sin intervenir el ambiente general del desarrollo rural tendría solo resultados parciales, pues nuevos cultivadores entrarían a producir en reemplazo de quienes dejan el cultivo.

Pretender eliminar el componente de financiación de dineros de las drogas en un conflicto, es ilusorio. La prioridad debe ser ponerle fin al conflicto y no ponerle fin a la financiación con drogas. Si el conflicto termina, el ambiente que permite la producción y tráfico también termina.

Es necesario enfocarse en el propósito de reducir o evitar la adicción y no solo enfatizar en el consumo de drogas. Campañas como la de No a la Droga dejan un campo abierto al consumo de otras substancias, como alcohol o tabaco, que también producen adicción y que llevan, en muchos casos, al consumo y subsecuente adicción a drogas.

La esquizofrenia de la despenalización
A pesar de la predominancia del régimen de prohibición, cada día más naciones han adoptado regímenes que no penalizan a quienes poseen para su propio consumo dosis pequeñas de estupefacientes. No hay una clasificación uniforme de cuáles son las sustancias permitidas, en unos casos llamadas drogas «suaves», ni de las cantidades no penalizadas.

Se trata de reducir la criminalidad asociada con la necesidad imperiosa de obtener droga por parte de los adictos, que los impulsa a cometer delitos para obtener la droga, o el uso médico, en el caso de la marihuana, recomendada para reducir los efectos de tratamientos de quimioterapia.

Pero lo que no ha sido resuelto por ninguna de estas legislaciones es la esquizofrenia entre la permisividad en la tenencia de las dosis permitidas y la manera cómo la droga llega a estos mercados.

Los famosos Coffee Shops en Holanda tienen autorización para vender marihuana o hachis, pero las autoridades no miran cómo ni a quién compran estos establecimientos las sustancias que venden a sus clientes.

Tampoco está reglamentado para casos en los cuales en tratamientos de tipo agonista de desintoxicación, en especial de opiáceos, se utilizan otros opiáceos cuyo suministro tampoco está regulado.

El hecho es que un porcentaje de consumidores ocasionales de drogas y también de adictos, reside bajo legislaciones que no proscriben pequeñas dosis de estupefacientes.

Un nuevo camino sería incentivar el diseño de canales controlados de suministro para aquellos adictos que tengan identificación emitida por el estado que los autorice a acudir a medios autorizados de suministro. Así se ligaría el tratamiento de desintoxicación o contra la adicción a una evidente salida del mercado ilegal de un porcentaje significativo de la droga ilegal. Este canal quedaría únicamente para el mercado de los consumidores ocasionales.

Agenda de salud pública
Crear una agenda internacional con énfasis en programas de salud pública, tratamiento, reducción del daño y financiación de terapias contra la adicción.

La cooperación internacional que se ha mostrado tan activa, eficaz e intrusiva en la aplicación de medidas de represión, en la colaboración judicial, en la colaboración militar y policial, tendría que volcar su interés en complementar -no en sustituir- este esfuerzo para tener un mejor intercambio internacional.

Intercambio de investigaciones sobre adicción, tratamientos, posibles vacunas contra a la adición, controles al consumo, campañas de disuasión. Intercambio sobre nuevas iniciativas que reduzcan el consumo, que permitan tratar la adicción, eliminen los daños colaterales, den apoyo a las familias de los adictos, financien los tratamientos, hagan que este negocio ilegal deje de ser el factor de criminalidad, corrupción, desestabilización y distorsión de valores.

Ante tantas y tantas anomalías, preguntas e inquietudes, ¿no habría que revisar el paradigma que sustenta la política antidrogas?
¿No habría que sentarse a mirar en detalle, con los mejores académicos y analistas, qué es lo que está pasando? ¿Qué funciona y qué no?

Citando a Thomas S. Kuhn en su conocido ensayo La Estructura de las revoluciones científicas, cuando una teoría pierde la capacidad explicativa y aparecen tantas anomalías inexplicables, es que ha llegado el momento de otro paradigma.

Rafael Pardo
Presidente del Partido Liberal (Colombia)

Visto en El Tiempo.

Noticias sobre Cannabis desde la IACM

THC producido a partir de una bacteria modificadagenéticamente

Científicos de la Universidad Técnica de Dortmund en Alemania han manipulado genéticamente bacterias para que puedan sintetizar el principal compuesto psicoactivo del cannabis. Este procedimiento de producción de THC (dronabinol) se cree que es menos laborioso y, por tanto, más barato comparado con el seguido actualmente en Alemania, dijo el pasado 17 de agosto Oliver Kayser, de dicha universidad.

Hasta ahora Alemania obtenía el dronabinol a partir del cáñamo industrial extrayendo el cannabidiol (CBD) para convertirlo en THC. La extracción química de cannabis rico en THC no está permitido en Alemania. La síntesis de dronabinol también es costosa en comparación con el nuevo procedimiento. Kayser anticipa que el precio de producción con el nuevo método será sólo de unos 2.500 euros por kilo de THC. El proceso se consigue mediante la modificación genética de la bacteria E. Coli, la cual adquiere la capacidad de producir el mismo THC que la planta. La Universidad de Dortmund, junto con una compañía farmacéutica, está planeando la fundación de una empresa para la producción de THC.

Más información en:
http://derstandard.at/1281829392202/Tetrahydrocannabinol-Bakterien-koennen-ohne-viel-Aufwand-Cannabis-Wirkstoff-produzieren
(Fuente: Standar del 17 de agosto de 2010)

Alemania: La ley de estupefacientes cambia para permitir la aprobación del Sativex

El gobierno alemán quiere permitir que las compañías farmacéuticas puedan solicitar la aprobación de medicamentos a base de cannabis. Según las autoridades alemanas: «Dado que en Europa (Gran Bretaña) ha sido aprobado un fármaco de extracto de cannabis para el tratamiento sintomático de la espasticidad en la esclerosis múltiple, es necesario levantar la prohibición general sobre el cannabis con fines medicinales para que se pueda autorizar dicho medicamento». Como ocurre en otros países europeos, que han aprobado o desean aprobar el Sativex, el cambio en la ley se limita a los medicamentos a base de cannabis aceptados por las autoridades sanitarias. Se espera que Alemania lo acepte en 2011 y que se limite al tratamiento de la espasticidad en la esclerosis múltiple.

El gobierno sigue las recomendaciones que dictó el pasado 3 de mayo el comité de expertos en narcóticos, la reclasificación del «Cannabis (marihuana, planta o parte de la planta perteneciente a la especie de cannabis)» del Anexo I al II de la ley de estupefacientes, siempre y cuando «esté destinado a la producción de preparados con fines medicinales». El comité también recomendó añadir en el anexo III de la ley de estupefacientes el siguiente punto: «Extracto de Cannabis (extracto obtenido de la planta o de parte de la planta perteneciente a la especie de cannabis)» y sólo «en forma de preparado autorizado como medicamento». El anexo I de la ley alemana incluye estupefacientes que no pueden ser recetados ni comercializados, como la heroína, la cocaína, el LSD y el cannabis. La inclusión del extracto de cannabis en el anexo III de la ley de narcóticos se hace por la prevista aprobación del Sativex.

Más comentarios en alemán sobre los cambios por la ACM:
http://www.cannabis-med.org/nis/data/file/stellungnahme_2010.pdf
(Fuente: Referentenentwurf einer 25. Verordnung zur Änderung betäubungsmittelrechtlicher Vorschriften)

Alemania: El Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios rechaza una petición para auto-cultivo de cannabis con fines medicinales

El Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios (BfArM), dependiente del Ministerio Federal de Sanidad, ha prohibido a un enfermo de esclerosis múltiple cultivar cannabis para su consumo. La notificación, del 10 de agosto, justifica la denegación por la preocupación respecto a la seguridad de un cultivo casero, por favorecer un mayor riesgo de abuso, por el uso de una sustancia no normalizada y por el daño a la reputación internacional de Alemania. Además, el BfArM alega que el demandante puede comprar cannabis en las farmacias. Michael Fischer, de Mannheim, ha necesitado cannabis durante muchos años y fue absuelto en un proceso penal por violación de la ley de narcóticos después de haber actuado en estado de emergencia.

El BfArM ya le había concedido permiso para consumir cannabis de la farmacia, importado de los Países Bajos. Sin embargo, en vista de su gran necesidad de cannabis, el medicamento de la farmacia le costaría unos 1.500 euros (1.900 dólares EE.UU.) por lo que la única alternativa para el señor Fischer era el auto-cultivo. Su solicitud no ha sido estudiada por el BfArM durante varios años a pesar del fallo del Tribunal Administrativo Federal, de 19 de mayo de 2005, que señalaba que en el caso de que se expeditara un permiso para consumir cannabis con fines terapéuticos, sería considerada la aprobación del auto-cultivo. El fallo del tribunal también dice: «La referencia a un medicamento, que ni está disponible ni al alcance del ciudadano medio, no es una alternativa para lograr el interés del público en el uso del cannabis para combatir enfermedades».

La decisión de la BfArM solo ha dado lugar a una aplicación por omisión ante el Tribunal Administrativo de Colonia. Al parecer, este dictamen se basa en una directiva del Ministerio Federal de Sanidad, como se desprende de las notas del archivo del Sr. Fischer en el BfArM que dicen que «la concesión de un permiso para el auto-cultivo de cannabis terapéutico está justificada y, dada a la precaria situación económica, sin alternativa». Ahora el Ministerio Federal de Sanidad tendrá que responder, según las anotaciones.

Más información en el ACM-Mitteilungen del 28 de agosto de 2010:
http://www.cannabis-med.org/german/acm-mitteilungen/ww_de_db_cannabis_artikel.php?id=66
(Fuentes: Notificación de la BfArM del 10 de agosto de 2010, comunicado de prensa del Dr. Oliver Tolmein del 18 de agosto de 2010)

EE.UU./Países Bajos: El cannabis producido por Bedrocan se internacionaliza e intentará obtener a largo plazo la aprobación de las autoridades sanitarias de EE.UU.

Desde hace poco Bedrocan Internacional, con sede en Oakland, EE.UU., es una empresa filial de Bedrocan BV en los Países Bajos. Desde 2003 Bedrocan produce cannabis estandarizado de alta calidad bajo el control del Ministerio neerlandés de Sanidad para su distribución a las farmacias. La compañía también está tratando de obtener permiso para cultivar cannabis en nombre del gobierno israelí. Michael Sautman, responsable de Bedrocan Internacional, ha dicho que su objetivo es posicionar a la compañía en la industria norteamericana del cannabis medicinal en rápida expansión y para ayudar a profesionalizar la producción. La visión de Sautman es la de utilizar los protocolos de aprobación farmacológica norteamericana para la legalización del cannabis medicinal a nivel nacional.

El proceso para obtener el permiso de la Food and Drug Administration (FDA) norteamericana dura años y cuesta millones. Hay muchas barreras normativas para los planes de Bedrocan. Para investigar con marihuana con la aprobación de la FDA los científicos deben obtenerla de una fuente con aprobación federal. Sólo hay una en el país, en la Universidad de Mississippi, y es difícil obtener permiso del gobierno para utilizarla. Los científicos también pueden cultivar su propio cannabis para investigarlo, pero también necesitan permiso federal y hasta ahora todas las peticiones han sido denegadas.

Más información en:
http://www.baycitizen.org/marijuana/story/dutch-company-enters-oakland-pot-scene/
(Fuente: Citizen Bay del 13 de agosto de 2010)

Visto en el boletín de la IACM.

Holanda no quiere que su policía consuma drogas

Curiosa noticia ubicada en Holanda. No quieren que sus policías consumas drogas fuera del trabajo. En España de momento esto es impensable.

La ministra del Interior holandesa, Guusje ter Horst, quiere establecer una nueva reglamentación para que los agentes de policía no consuman drogas cuando no estén de servicio ya que daña la imagen del cuerpo. EnHolanda se tolera el uso de ciertas drogas blandas y la venta de cannabis en pequeñas cantidades en los coffee shops autorizados por el Gobierno es legal.
«El ministro no quiere que los policías usen drogas blandas, como el cannabis, ni siquiera durante su tiempo libre. No encaja con la presentación de la Policía al público», informó ayer un portavoz del ministerio.
Existen 25 grupos policiales regionales en el país y, mientras que en algunas regiones se ha llevado a cabo una política antidrogas para prohibir totalmente el consumo entre los agentes, en otras no lo han hecho todavía. «Deberíamos tener una reglamentación única para todas las regiones», añadió el portavoz.
Por otra parte, unos diez mil agentes secundaron ayer la tercera huelga general de policía en Holanda, ante la falta de avances en las negociaciones del convenio colectivo.

 

Vía: Levante -EMV