Entrevista Fundación Renovatio a Òscar Parés

Óscar Parés1 ponente de la IV edición del Foro Social de Cannabis. Licenciado en filosofía y antropología por la universidad de Barcelona.
Subdirector de la Fundación ICEERS.
Visto en Foro Social Internacional de Cannabis.

  1. Òscar Parés – Subdirector y Coordinador de las Redes Sociales

    Òscar Parés, actualmente vive en Barcelona. Es licenciado en Filosofía y Antropología. Posteriormente, cursó un Máster en Drogodependencias por la Universidad de Barcelona. En los 14 años siguientes se interesó en el uso de las herramientas etnobotánicas en contextos indígenas, así como en la psicoterapia moderna a través de la técnicas de expansión de la consciencia. En la actualidad, colabora en el equipo de prevención de drogas del Programa de Abuso de Sustancias de la Dirección General de Salud Pública, coordinado por el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya. Òscar Parés, ha realizado cursos de formación en materia de prevención de problemas relacionados con el consumo de drogas en escuelas e institutos, dirigido a profesores, académicos, profesionales de salud pública, tales como médicos, enfermeras, terapeutas, policías, personal sanitario de turnos de noche, presos jóvenes, etc. También está involucrado diferentes en proyectos europeos como Democracy Cities & Drugs, Newip, Club heath conference, Psychonaut Drojnet2, etc.

El cannabis fumado es eficaz en el dolor neurológico en pacientes con VIH

Científicos de la Universidad de California en San Diego, EE.UU., han investigado los efectos del cannabis fumado en pacientes con VIH y dolor neurológico, los cuales continuaban con dicho síntoma a pesar de estar tomando tratamiento para el mismo. De los 34 sujetos incluidos, 28 completaron el estudio, el cual fue controlado con placebo. Los participantes recibieron dos cigarrillos de cannabis con un contenido de dronabinol entre el 1 y el 8 por ciento cuatro veces al día durante cinco días, o cigarrillos de placebo. Ambas fases fueron distanciadas por dos semanas en las que no recibieron medicación alguna. Para ajustar la dosis correcta se inició la terapia el primer día de cada fase a partir de un cigarrillo de cannabis con un 4 por ciento de dronabinol y luego fue aumentada o disminuida gradualmente según los efectos secundarios y el alivio del dolor. Los 34 pacientes continuaron tomando su actual medicación para el dolor durante todo el estudio, 22 opiáceos y 21 anticonvulsivos.

Con cannabis el alivio del dolor fue significativamente mayor que con placebo de acuerdo con la denominada Escala Diferencial Descriptiva. Un 46 por ciento de los 28 pacientes que completaron el estudio experimentaron una ganancia del alivio del dolor durante la fase con cannabis de más del 30 por ciento en comparación con el 18 por ciento durante la fase con placebo.

Durante la semana de tratamiento con cannabis la mayoría de los participantes necesitaron un cannabis con un contenido de THC del 2 por ciento (n = 9) o del 4 por ciento (n = 10), mientras que durante la semanas con placebo la mayoría aumentaron la dosis hasta la dosis máxima nominal de THC del 8 por ciento (n = 26). Los efectos secundarios fueron en general leves o moderados, aunque dos participantes experimentaron efectos secundarios graves. Los autores concluyen afirmando que «en general fumar cannabis es bien tolerado y eficaz cuando se añade a la terapia concomitante de analgésicos en pacientes VIH con dolor refractario a tratamiento por PPSD» [polineuropatía de predominio sensorial distal].

(Fuente: Ellis RJ, Toperoff W, Vaida F, van den Brande G, Gonzales J, Gouaux B, Bentley H, Atkinson JH. Smoked medicinal cannabis for neuropathic pain in HIV: a randomized, crossover clinical trial. Neuropsychopharmacology. 2008 Aug 6.
[Versión electrónica ya disponible])

Vía: IACM