Un texto sobre el speed de las Juventudes Castellanas

Este texto apareció en lugares públicos de Valladolid en el año 2000, me imagino que en otras ciudades tambien.

Es un texto de las Juventudes Castellanas Revolucionarias, movimiento juvenil de Izquierda Castellana.

Conozco a algunas de estas personas y la verdad es que se ponen de speed hasta arriba, además del alcohol como señalan en el texto. A mi entender exageran bastante en este texto, pero son así, que se le va a hacer.

Speed.
Esta es una de las nuevas drogas que nos han invadido en los últimos años y que se ha extendido notablemente, especialmente entre determinada gente, sin que se tenga un conocimiento adecuado de la misma.

El speed, visto desde una perspectiva clínica es definible como un producto de dudosa composición (se hace en laboratorios clandestinos que nunca «garantiza» su producción) y usado con cierta frecuencia (cada fin de semana, por ejemplo), termina quitando el apetito, destrozando el hígado, el estómago, la dentadura y produciendo inapetencia sexual entre otras lindezas. Para más señas, es un producto ideal para taladrar -más si cabe- nuestras descompensadas cabezitas… pero aquí ya se sabe, cada cual que haga lo que quiera (pero que lo sepa, hostia). Sin embargo, podemos hacer otra definición acercándonos al speed de otra manera. El speed es esa droga fabulosa que dan ganas incontenibles de acción, de las cuales a veces perdemos hasta el control (aunque quizá teniendo tanto borrachón que nos haya marcado el camino, esto no sea ninguna novedad). Sobre esto, y dado que se supone que ya somos mayorcit@os para saber lo que hacemos no hay más comentarios. Lo que si ya molesta un poco es que la peña no solo lo use con verdadera afición, sino que vaya haciendo propaganda y proselitismo como si del maná de los dioses se tratara, y encima en lugares (como bares alternativos, casas okupas, centros sociales…) en los que por quitar otros «polvos» ha habido unas movidas del copón.

Además, por si no nos hemos dado cuenta, el speed es el medio más fácil de introducir caballo en determinados círculos. De los tiros de spped a los de caballo; de ahí a atrapichear con speed con la peña para pillar jaco y así hasta donde queráis como «fiar» speed para que aumente el mercado y se vaya en suma engordando esta macabra bola que amenaza, sin duda, muchas de nuestras conquistas.

Consumir y depender no es lo mismo. como no es lo mismo beber y eborracharse. Los sermones «éticos» los dejamos para l@s polític@s, jesuítas, monjas y otras raleas. Lo que no quiere decir «que aquí vale todo». Si quieres disfrutar, pensar y actuar, difícilmente podrás hacerlo si estás pasad@ hasta las patas. O sea, tu mism@, si no controlas te controlarán.

¡¡Traficantes y policía la misma porquería!!

Que no te controlen. Organízate y lucha.

Juventudes Castellanas Revolucionarias.

You Might Also Like

    Mostrar
    Ocultar